ISAAC Y JACOB DE JOSÉ DE RIBERA

José de Ribera (1591-1652)
Pintura española (Siglo XVII)
Dimensiones: 1,29 x 2,89 mts.
Tipo de cuadro: Óleo sobre lienzo
Fecha de la obra: 1637


El contenido narrativo de este lienzo de Isaac y Jacob procede del Capítulo 27 del Génesis, donde la historia cobra sentido en el engaño que perpetra Rebeca y su hijo Jacob al anciano y ciego Isaac. La trama fue urdida con anterioridad para que el padre no se percatara después de la suplantación que realizaría Jacob de su hermano Esaú. No sólo compró el primero la primogenitura por un plato de lentejas, sino que se hizo bendecir por su padre antes de morir. Para ello debió cubrirse el brazo con una piel de cabrito, debido a que Esaú era velludo y él lampiño, y así poder llevar a cabo el engaño. Isaac palpó el brazo y dijo: "La voz es la voz de Jacob, pero las manos son las manos de Esaú"; y lo bendijo.

La representación pictórica atiende a todos estos conceptos. Ribera selecciona un formato rectangular apaisado, pintado para ser visto desde abajo. Los personajes ocupan cada uno un lugar preciso que potencia esa horizontalidad, y todos ellos quedan unidos por gestos, tocamientos y posturas. Desde Esaú, al que se vislumbra tras la ventana, Rebeca empujando a Jacob hasta Isaac palpando el brazo de su hijo, corre una cadena humana unida por el relato bíblico.

La obra resulta ser muy veneciana en la matización del colorido, aunque en la iluminación aún conserva vestigios naturalistas de épocas anteriores de este artista. A estos elementos se añade un recurso muy de la plástica barroca: el personaje de Rebeca mira al espectador e involucra al visitante en la escena.

No se puede dejar de mencionar el magnífico bodegón de la derecha, género que probablemente nunca utilizó el pintor de modo independiente pero que dentro de este lienzo sobresale por sus calidades pictóricas.

Procede de las Colecciones Reales y figura entre las obras salvadas del incendio del Alcázar en 1734. De ahí pasó al Palacio Nuevo hasta que en 1816 estuvo en la Academia de San Fernando hasta su incorporación posterior al Museo del Prado.

Esta es una más de las muchas pinturas que el artista firmó como Jusepe de Ribera español, y fechó en el año 1637, en el ángulo inferior derecho.

Texto y foto: http://museoprado.mcu.es