Los cinco sentidos - Jan Brueghel de Velours

Dimensiones: 0,65 x 1,29; 1,07; 1,09; 1,08; 1,10.
Tipo de cuadro: Óleo sobre tabla
Fecha de la obra: 1617
Jan Brueghel de Velours (1568 -1625) y P. P. Rubens (1577 - 1640)
Escuela flamenca (Siglo XVII)



Esta serie de cuadros de Los Cinco Sentidos fue realizada por Jan Brueghel de Velours con la colaboración de Peter P. Rubens responsable de las figuras alegóricas.

Se relacionan estas pinturas con los archiduques Alberto de Austria e Isabel Clara Eugenia, y hay muchos detalles que lo acreditan: retratos de ambos, fondos de paisaje con sus palacios, la lámpara con el águila bicéfala de los Habsburgo, así como réplicas exactas de obras pictóricas pertenecientes a su colección.

En la tabla de La Vista todos los elementos iconográficos hacen referencia a dicho sentido. Prevalece la Pintura en todos sus géneros, sin olvidar la escultura clásica y renacentista, y toda clase de objetos alusivos a las artes liberales, las Ciencias y la Naturaleza. Venus sentada, como figura alegórica, preside la escena, y a su lado el Amor, que en vez de sujetar el espejo tradicional, presenta una pintura del mismo Brueghel, La Curación del ciego.

El sentido de El Oído está lleno de referencias musicales; el sonido prevalece por todos los rincones. Los instrumentos de música forman parte del conjunto, las partituras sobre los atriles relacionan otra vez a los archiduques con este mundo, ya que se lee en una de ellas un madrigal cuyo compositor era el organista de Isabel Clara Eugenia y Alberto. Los temas religiosos o mitológicos de las pinturas repartidas por la sala representada hacen referencia a la palabra o a la música. Si el madrigal simboliza la música culta, el grupo de músicos de la aneja habitación expresa la música popular. Los investigadores no se ponen de acuerdo sobre el significado de las figuras alegóricas.

Triunfa el olor a la naturaleza en la obra de El Olfato, claro testimonio del amor de los flamencos por las flores, también compartido por Isabel Clara Eugenia. Rodeados de este ambiente paradisíaco aparecen Venus y Cupido.

Un sátiro y una ninfa, inmersos en una exuberante reunión de alimentos, aluden a la gula y encarnan el sentido de El Gusto.

El contraste entre el ambiente desplegado y las figuras de Venus y Cupido simboliza la experiencia sensorial del hombre frente al sentido de El Tacto.

La serie fue propiedad del duque Wolgang Guillermo de Platz - Neoburgo. En el año 1634 estuvo en poder del Cardenal Infante que la regaló al duque de Medina de las Torres éste la ofreció como presente al monarca español Felipe IV.

Fue salvada del incendio del Alcázar en 1734 y posteriormente, según los inventarios de 1747 y 1772, se repartió entre el Palacio del Buen Retiro y el Palacio Nuevo.

La obra está firmada y fechada en la tabla de La Vista.

Texto y foto: http://museoprado.mcu.es