Arte románico asturiano
Iglesia de San Andrés de Bedriñana

La iglesia se sitúa en la parroquia de Bedriñana, concejo de Villaviciosa-Asturias. Declarado Monumento Nacional en 1931. Templo adscrito al románico rural asturiano, tiene sin embargo una clara filiación prerrománica de origen. De su pasado prerrománico conserva una celosía original ricamente decorada y cuatro vanos de época prerrománica (siglo IX); aunque la mayor parte de la construcción es de principios del siglo XIII de época románica. De su pasado románico conserva originales solo tres de de sus muros (sur, oeste y parte del norte). Según la inscripción que se conserva en la iglesia de Nuestra Señora de las Fuentes, nuestro templo fue bendecido el 23 de febrero de 1023.

El VI de las kalendas de marzo de la era de 1061 consagró esta basílica el señor Adegani obispo de la sede de Oviedo, en honor de San Salvador y de Santa María Virgen. Concedemos y damos nosotros en esta casa, yo Didago Pepici y Mansuara la villa de Bedriñana con todos sus llagares, el ingreso y la salida y tres siervos ... (El Vi de las kalendas de 1061 corresponde al 23 de febrero de 1023 de nuestra era).

El templo se alza sobre una planta única rectangular (13,5 x 5,44), finalizada en un profundo ábside rectangular de mayor altura que la nave del templo. La cabecera se cubre al exterior con tejado a cuatro vertientes mientras que la nave principal lo hace a doble vertiente. En el interior la techumbre de la nave es de madera mientras que el ábside se cubre con bóveda de cañón con lunetos.

Los vanos de origen prerrománico que se abren en los muros norte y sur, son de piedra caliza, de arquería bífora y arquillos de herradura con decoración sogueada, con capiteles de estructura troncopiramidal. Los fustes disponen de dos collarinos a la altura del capitel y de la basa. La columnas parteluz que dividen las ventanas son reconstruidas ya que las originales desaparecieron con el tiempo. Una amplia moldura plana con decoración sogueada rodea la parte superior del vano a modo de alfiz. De estos cuatro vanos originales, tres de ellos se sitúan en la fachada sur, mientras que el cuarto se abre en la fachada norte. En los espacios interiores del alfiz la decoración se realiza con formas floreadas y otras en forma de corazón.

La celosía original prerrománica se abre en el muro de la fachada occidental sobre la puerta principal adintelada y desarrolla un entramado vegetal terminado en arco de medio punto. Sobre esta misma fachada se alza un remate triangular con frontón y una espadaña de dos vanos donde se alojan las campanas.

En el interior del templo, el arco de triunfo (siglo XII-XIII) da paso a la cabecera, desarrolla un doble arco de medio punto que apoyan en sus correspondientes columnas con capiteles decorados con formas vegetales muy sencillas. También es del siglo XII la puerta en arco de medio punto del muro sur.

La actual configuración del templo procede de las reformas de 1672 (cabecera y capillas barrocas laterales de la fachada norte). En el siglo XIX se construyó la sacristía (muro sur) y la espadaña. Las capillas laterales fueron levantadas por la familia Mones Hevia-Valdés como panteón funerario. Entre los años 2002 y 2004 el templo fue rehabilitado en su totalidad devolviéndole en la medida de lo posible su antigua configuración.