Cines y teatros de Benimàmet

La primera proyección cinematográfica de España tuvo lugar en Madrid el 15 de mayo de 1896. En Valencia la primera sesión de cine fue el 10 de septiembre de 1896 en el desaparecido Teatro Circo Apolo de Valencia de la calle don Juan de Austria.

El primer cine del que tenemos constancia en Benimàmet fue el conocido como Salón Imperio, que abrió sus puertas en 1915. No obstante según relata Severiano Iglesias Tortosa en su libro Cines olvidados la primera proyección cinematográfica tuvo lugar en el Colegio El Ave María en el año 1912, aunque esta proyección se trataba de una película de corte educativo y en ningún caso de entretenimiento.

A título anecdótico podemos decir que en 1924 el cineasta Juan Andreu Moragas (* Barcelona 1900 † Valencia 1996), rodó en Benimàmet una película muda que lleva por título Cipriano Comendador que sería estrenada en el Gran Teatro en Valencia. Una segunda anécdota que al igual que la primera narra Severiano Iglesias Tortosa, es que en 2004 el director de cine Pedro Almodóvar, buscando un lugar adecuado para rodar una escena de la película La mala educación visitó el cine Cervantes, al final la escena se realizó en otro cine de Valencia.

Cines de Benimàmet

Salón Imperio Podemos considerar a esta sala como el primer cine de Benimàmet. Se encontraba en la calle Felipe Valls nº 6 (antes calle Calvario) y fue su promotor Emilio García García, vecino de Valencia. Su inauguración tendría lugar en los primeros meses de 1915. Es un cine bastante desconocido y olvidado por lo que hay poca información del mismo. En su momento se proyectaría todavía cine mudo por lo que hacía falta una persona que hiciera de relator, para ir contando grosso modo el argumento o las escenas de la película. No sabemos cuando cerró, aunque tenemos constancia que a finales de 1916 todavía estaba en funcionamiento.

Cine Cervantes La propiedad del cine Cervantes está ligada a la Sociedad Instructiva del Obrero Agrícola, fundada en 1905 como lugar de esparcimiento y centro de negocios de los labradores de Benimàmet. En el año 1921 se construye la sede social de la sociedad a petición de Manuel Alfonso Ramón, presidente de la Asociación. La sede social situada en la calle Felipe Valls nº 30 se articula en dos locales, uno de ellos como Casino y un segundo como Cine. Al primero se le denominará Casino Cervantes mientras que el cine llevaría por nombre Cine Cervantes. La inauguración de la sala cinematográfica tuvo lugar a finales de 1921. En el frontis de la fachada se puede leer: Cine Cervantes / 1921.

No sabemos cuando el cine empezó a hacer representaciones teatrales, pero en 1926 ya consta una representación teatral a cargo de aficionados de la misma Benimàmet. En 1972 la banda de música de Benimàmet quedó unida a la Sociedad, por lo que el local de cine empezó a ser usado como sala de conciertos construyéndose con tal motivo un escenario. El cine fue cerrado hacia 1987 y es la única sala cinematográfica que todavía existe en Benimàmet aunque la sala ha quedado ligada como sala multiuso de tipo festivo.

Salón Moderno también conocido como Teatro-Cine Moderno. La inauguración del local debió tener lugar en 1921 ya que a principios del año siguiente (1922) estaba funcionando. El cierre del local tuvo lugar en 1946. Se ubicaba en el chaflán de la calle Felipe Valls y Rafael Tenes Escrich, frente al mercado municipal. En la actualidad el local ha desaparecido y en su lugar se levanta un edificio de viviendas. El local funcionaba tanto en actividad teatral como cinematográfico. Disponía de planta baja, anfiteatro y una vivienda. El anfiteatro se sostenía por dos gruesos pilares que dificultaba la visión del escenario a las últimas filas. En los laterales disponía de palcos de madera con adornos de metal.

Fue su primer propietario don Enrique Blat Miralles. El teatro estaba enfocado a representaciones por compañías amateurs con la participación de grupos culturales, comisiones falleras, círculos católicos y diversos tipos de ateneos. El alcance de la actividad cultural era por tanto limitado a Benimàmet y alrededores. Después de su cierre en 1946 el local se dedicó a taller de carpintería y a finales de los 70 el edificio fue derribado para construir en 1981 un edificio de viviendas de nueva planta.

La actividad principal y el nacimiento de este tipo de salones era el teatro, con el tiempo y según los espectáculos cinematográficos se popularizaban, pasando del cine mudo al sonoro, se amplió la demanda de este tipo de espectáculos convirtiéndose los teatros en salas de cine y dejando la actividad teatral como una segunda actividad.

Terraza Frontón Se encontraba situada en la plaza Luis Cano nº 3 (hoy calle doctor Soriano Benlloch nº 32). Sus orígenes se remontan a 1930 cuando la Sociedad Democracia ligada a círculos republicanos estableció en un solar, un cine de verano y posteriormente un frontón de donde tomaría finalmente el nombre el cine. El local alternaría las sesiones de cine de verano, frontón y actividades festivas.

Después de la guerra civil, la actividad cinematográfica continúo como cine de verano, al tiempo que compaginaba actividades musicales con artistas famosos del momento. En la década de los años cincuenta encontramos que la Terraza Frontón ha recibido varios nombres: Cine de Verano, Cine Frontón Ateneo, Terraza cine de verano cultural, Teatro cine de verano sociedad cultural y deportiva, Cinema Frontón y finalmente Terraza Frontón por el que acabaría siendo conocido.

En 1956 se hace cargo del local el empresario y propietario del cine Lux, Alfredo Belda Benlloch que es quien adopta definitivamente el nombre de Terraza Frontón como cine de verano y compartiendo actividad y películas con el cine Lux. Ambos cines cerrarían sus puertas hacia 1969. Hoy con la construcción de una vivienda unifamiliar ha pasado a manos particulares.

Terraza Cervantes En 1953 Julio Ferrer Serneguet que regentaba el cine Cervantes situado en el Casino Cervantes, solicitó con la mediación de su madre María Serneguet Tramoyeres, la licencia municipal para abrir un cine al aire libre en la calle Maestro Alberto Luz nº 28 y 30 ya que en verano el cine Cervantes cerraba por no disponer de aire acondicionado. Se le impondría el nombre de Terraza Cervantes y no hay que confundirlo con el cine Cervantes del casino.

La Terraza tenía un aforo de algo menos de 500 localidades que era el máximo que la ley permitía en su categoría. La inauguración del cine tuvo lugar en junio de 1953 y las sesiones comenzaban a las diez de la noche en sesiones dobles todos los días de la semana. Muchas de las películas que se proyectaban ya habían sido estrenadas en el cine Cervantes del casino. En algunas ocasiones el local era utilizado como sala de baile y en fallas se hacían fiestas con la participación de bandas de música.

En 1954 el dueño de la terraza, Julio Ferrer quiso construir un cine cubierto junto a la terraza Cervantes, pero finalmente el proyecto no se llevó a cabo por problemas técnicos de seguridad. Cuando le llegó la hora de la demolición, sobre el solar fue construida hacia 1972 una finca por el sacerdote Joaquín Sancho Albesa (padre Botella) que es el edificio que vemos en la actualidad.

Cine Teatro Benibur José Torres Capilla industrial valenciano que a principios de los años cincuenta del pasado siglo, se había construido una casa de veraneo en la calle Felipe Valls (actual nº 96), solicitó en 1954 licencia municipal para construir un teatro al aire libre en unos terrenos de su propiedad situados junto a su residencia de verano. El local estaría situado en la calle Felipe Valls nº 104 (hoy calle Felipe Valls nº 98 y nº 100) y tenía fachada trasera a la calle Pintor Velázquez de Burjassot, por lo que rotuló el local con en nombre de Benibur, Beni (de Benimàmet) y Bur (de Burjassot).

La disposición interior del local recordaba mas a un teatro que a un cine, la parte dedicada al público tenía forma circular y adoptaba un cierto parecido en cuanto a forma con los teatros griegos, incluso se adaptaba a cierto desnivel del terreno. Al fondo se situaba el espacio dedicado a los músicos y el escenario. El centro del círculo se encontraba diáfano, por lo que podía dedicarse como lugar de baile o bien aumentar el número de espectadores mediante colocación de sillas. Bien pronto su propietario se percató que la actividad teatral no era viable económicamente y amplió el local a la actividad de cine de verano. Tampoco esto debió resultar suficiente pues hacia 1960 o antes, el local había cerrado. Hoy día el suelo donde se ubicaba esta actividad está ocupada por viviendas unifamiliares.

Cine Lux Se encontraba en el chaflán de las actuales calles Elías Tormo y Crisóstomo Martínez nº 13. El edificio fue construido en 1954 por el arquitecto Víctor Gonzálvez Gómez para el empresario Alfredo Belda Benlloch y su hermano Ernesto. El cine fue inaugurado el 29 de octubre de 1955. Su capacidad era de 1600 espectadores y a decir de los que lo conocieron no tenía nada que envidiar a ningún cine de Valencia. Constaba de una sala en planta baja y anfiteatro en el piso superior. El cine proyectaba películas de reestreno todos los días de la semana y en 1956 el propietario señor Belda adquirió en arrendamiento la Terraza Frontón por lo que ampliaba la oferta de cine y entre ambos tenían capacidad para rentabilizar las películas exhibidas.

Como anécdota podemos decir que el propio Alfredo Belda pintaba con acuarelas las carteleras de las películas que se iban a exhibir. El cine cerró hacia el año 1969, convirtiéndose en un almacén de muebles (Muebles Sanfélix) cuya fábrica se encontraba justo al lado. Mas tarde todo fue derribado para construir un edificio de viviendas, en su bajo y por hacer memoria estuvo algunos años una oficina del Banco Bilbao Vizcaya, hoy cerrada y vacía.

Fuentes consultadas:
- Cines Olvidados Valencia, periferia y pedanías de Severiano Iglesias Tortosa (fuente principal)
- El libro de los cines de Valencia 1896-2014 de Miguel Tejedor