Cuevas de Benimàmet

Cuando hablamos de cuevas, estamos hablando de viviendas excavadas bajo la superficie del terreno. Es requisito imprescindible que el terreno sea de estructura calcárea ya que este material es relativamente fácil de excavar y que el terreno tenga cierto desnivel para evitar que el agua de lluvia no se acumule en la superficie sino que resbale sobre el terreno. El origen de las casas-cuevas parece tener un origen morisco, por eso en ocasiones a este tipo de viviendas se les denomina cuevas morunas. No obstante los cristianos también adoptarían este tipo vivienda. Si nos centramos en nuestro objeto de estudio las mas conocidas y famosas, son las cuevas de Benimàmet y las cuevas de Paterna, dos poblaciones cercanas entre sí.

Tal vez donde mas número de casas-cuevas podamos encontrar sea en Andalucía, donde este tipo de viviendas goza actualmente de buena salud. Básicamente las cuevas disponían de un patio descubierto por debajo del nivel del suelo y donde se encontraba la puerta de entrada, en ocasiones este patio podía ser común con otras casas cuevas. El interior de la vivienda estaba distribuida por habitaciones que solían estar separadas por cortinajes y cada habitación tenía una función (dormitorios, cocina, chimenea e incluso corral). La vida comunitaria se realizaba en el patio descubierto si el tiempo era benigno. Dos elementos imprescindibles en una casa-cueva era una chimenea que permitiera la salida de humos desde el interior y un lucernario o pozo que diera iluminación y ventilación al interior. Estos dos elementos eran muy característicos ya que eran los únicos elementos que se veían desde el exterior, de hecho las chimeneas exteriores podían ser muy llamativas y ser uno de los principales recursos turísticos de este tipo de viviendas.

Una ventaja de las casas-cuevas es que la temperatura se mantenía estable tanto en invierno como en verano. No disponían de luz eléctrica y el agua era extraído de un pozo subterráneo de uso común para toda la barriada de cuevas. Por la noche, las cuevas se iluminaban con el fuego del hogar con el problema que podía suponer los humos interiores producto de la combustión. No obstante hay que reconocer que en el momento de la demolición de las cuevas muchas de ellas disponían ya de luz eléctrica.

El político navarro Pascual Madoz Ibáñez escribiría en 1850 un diccionario geográfico muy completo; en cuanto al tema que nos compete diremos que para esta fecha ya nos indica que Benimàmet disponía de un conjunto de 15 cuevas conocidas como Camales. En un estudio realizado en 1974 por el colegio Marista de Valencia nos dice que Benimàmet tenía un total 216 cuevas y chabolas. El éxito de las cuevas tuvo modernamente su mayor auge a principios del siglo XX y tuvo un segundo renacimiento en el periodo de posguerra donde la escasez de viviendas llevó a las gentes a volver a este tipo de ocupación.

Coexistieron dos importantes conjuntos de cuevas que se agrupaban como barrios: cuevas Camales (barrio de Camales) y cuevas Carolinas (barrio de Carolinas). El resto de cuevas se encontraban distribuidas aleatoriamente en menor número por el entonces conocido como poblado de Benimàmet.

Cuevas Camales se encontraban en el mismo lugar que hoy ocupa el espacio del parque municipal conocido como parque Camales, de hecho fueron demolidas en 1975 para en su lugar abrir una zona verde. La cueva tal vez mas conocida era la que llevaba por nombre la tienda del hijo del tío Gori, ya que está retratada en algunas fotografías con su nombre. En el momento de su demolición a los residentes en cuevas se les ofreció un piso en condiciones económicas relativamente razonables aunque las viviendas no se encontraban en Benimàmet lo que suponía una rotura de lazos sentimentales y afectivos con el pueblo ya que muchos de ellos habían nacido y habían vivido en las cuevas.

De las cuevas Camales solo quedan unos pocos restos en la zona de la calle Doctor Buen en condiciones de total abandono y ruinas, medio soterradas por escombros y con constante peligro de hundimiento del suelo de la calle.

Cuevas Carolinas Se encontraban en un espacio hoy parcialmente ocupado por la piscina y el polideportivo municipal, cerca del velódromo Luis Puig. La mas conocida era la que llevaba por nombre la gruta. Las cuevas ocupaban un amplio espacio hoy separadas en dos zonas por la calle Campamento. En la zona Sur (la mas cercana al polideportivo) subsisten cinco cuevas que no llegaron a ser demolidas y solo se colmató el interior con elementos de relleno, por lo que en caso de ejecutarse el proyectado jardín de Carolinas podrían ser recuperadas. En la zona Norte (mas cercana al velódromo Luis Puig), no parece posible la recuperación de las cuevas ya que han sufrido el efecto del tiempo y es difícil que puedan ser recuperadas.

Cuevas Regina muy desconocidas se encontraban en la zona de las actuales calles Alpuente y Ramón Juan, cercanas a las cuevas Camales. Fueron las primeras en caer bajo el efecto de la piqueta y no queda ni rastro de ellas.

Cuevas de Vista Alegre en principio son las mas antiguas y corresponden a la calle Sot de Chera en la escalinata que hoy sube a la plaza de Serra con la calle Fortaleny. En ellas se encontraron en una campaña arqueológica, monedas del bajo imperio romano, que están depositadas en el Museo Arqueológico de Valencia, lo que nos da la pista de la antigüedad de estas construcciones. Posiblemente los edetanos en sus jornadas de defensa por el Turia, realizaron estas cuevas aprovechando el desnivel natural entre la calle Fortaleny y la calle Campamento. En el afloramiento calcáreo de nuestra piedra del terreno. También sabemos que la fundación romana de Valencia dio lugar a poblar las cercanías con posibles quintas de descanso de los legionarios romanos al final de las campañas por todo el imperio.

El hallazgo de estas monedas sitúa a las Cuevas de Vista Alegre en las primeras en construirse, aunque no como las habituales del resto de cuevas de Benimàmet, las de Vista Alegre serian como refugio de poco tiempo, uso temporal, no viviendas como las de resto de Benimàmet.

Texto Cuevas Vista Alegre: Vicente Benlloch Andrés

Cuevas Pedrereta No disponemos de información de ellas, situadas en las cercanías de las cuevas Camales, formaban un conjunto diferenciado de estas. El conocimiento de ellas nos llega por la rotulación de una calle con su nombre, que recogía la situación de las mismas.