Frases en la historia
Con este signo vencerás
"In hoc signo vinces"

Aparte de la fortuna con que esta frase haya podido pasar a la historia, esta nos explica el significado de un símbolo que también ha pasado a la historia del arte y que podemos verlo con facilidad en catedrales, iglesias, ermitas y monasterios de nuestra querida patria. La frase ya la hemos citado, el símbolo es el crismón.

Crismón El crismón es el anagrama de Cristo (representa su nombre); está formado por la letra griega X (ji) y la letra griega P (rho), que son las dos primeras letras que forman el nombre de Cristo en griego (XPISTOS).

A veces al crismón se le añaden las letras griegas alfa y omega (principio y fin) e incluso es posible verlo con una imagen de un cordero (símbolo del sacrificio de Cristo).

La historia es como sigue: Nos encontramos en Roma en el siglo IV después de Cristo cuando el imperio romano se encontraba en guerra civil. De una parte Majencio, de la otra Constantino. La batalla por el control de Roma se daría definitivamente junto al puente Milvio el 28 de Octubre del 312 con la victoria total de Constantino sobre su rival.

La noche anterior a la batalla, Constantino recibió una señal o mensaje de los cielos; una voz o una inspiración le llegó nítidamente junto con un símbolo, una voz que él reconoció inmediatamente como la del Dios de los cristianos (no olvidemos que Constantino era pagano, pero su madre Santa Mónica, era cristiana, por lo tanto conocía la simbología cristiana). La voz le dijo "In hoc signo vinces" (Con este signo vencerás). El signo en cuestión era el crismón.

Inmediatamente Constantino mandó pintar en los escudos de sus legiones el citado símbolo y al día siguiente se lanzó al combate, obteniendo una aplastante victoria sobre su rival Majencio. Ya tenía el control de Roma y fue proclamado emperador. Al poco tiempo Constantino ordenó el fin de las persecuciones y más adelante mediante el Edicto de Milán decretaría que el cristianismo fuera la religión oficial del Imperio romano. Un nuevo amanecer, un nuevo mundo y una nueva forma de entender la vida se abría paso en la historia, pero eso es otra historia.

A titulo de curiosidad, habría que decir que Constantino a pesar de todo, nunca se convirtió al cristianismo, sólo en su lecho de muerte, según algunos autores recibió el bautismo pero sólo en el último momento.

De esta historia, como de casi todas las historias, existen diversas versiones según autores y diversas interpretaciones. La frase citada del latín no parece corresponderse con la realidad, si es que la realidad fue así. Algunos autores explican que el mensaje fue escrito en griego y el mismo era "Touto Nika" (con esto vence), lo que ocurre es que luego sería traducido al latín, con la consiguiente nueva versión que ha hecho mas fortuna.

Otras versiones dicen y tal vez sea mas correcta, que Constantino no mandó pintar el crismón en los escudos de sus legiones, sino solamente sobre los lábaros o estandartes imperiales. Esto puede ser cierto puesto que ponerse a pintar escudos la noche antes de una batalla puede ser una considerable perdida de tiempo y energías. A mi me gusta más la versión de los escudos porque tenemos representaciones de soldados del Imperio romano de Oriente donde se ven como los escudos si van pintados con el crismón, aunque estamos hablando de bastante tiempo después a los acontecimientos que narramos.

Incluso algunos autores recogen la orden recibida de los cielos "Obedece y marca el nombre de Cristo sobre los escudos, con una X cruzada por la letra P en su parte más elevada". De todas maneras no creó que los detalles tengan importancia, cuando se trata de explicar un símbolo y una frase que ha hecho fortuna, que además mezcla ficción con realidad, cuando no puro interés.

Si la historia es real o es inventada, es a los lectores a quien les corresponde decirlo, pero básicamente la historia más o menos con sus diversas versiones y adornos, así nos ha llegado.