Comarca del Alto Gállego - Tierras de Serrablo
Iglesia de Santa Eulalia - Orós Bajo

La iglesia de Santa Eulalia, construida entre los siglos XI y XII, se encuentra en la localidad de Orós Bajo, en la comarca del Alto Gállego y se adscribe al estilo románico tardío dentro de las iglesias de Serrablo. Declarada Bien de Interés Cultural en 1982. Orós Bajo es una aldea perteneciente al municipio de Biescas que se encuentra a 856 metros de altitud. Se encuentra en el margen izquierdo del río Gállego y además en el camino romano que unía la frontera y el Valle de Tena con la ciudad romana de Osca, actual Huesca.

Santa Eulalia tiene planta rectangular, cabecera con ábside semicircular precedido por un corto tramo recto cubierto con bóveda de cañón. El ábside es el elemento mas perfeccionado de la iglesia, y viva muestra de la sencillez y acabado del periodo final de estas iglesias. Su ábside carece de la hilera de baquetones tan característica del arte serrablés, pero presenta siete arquerías ciegas apoyadas en lesenas. Tan solo la arquería central presenta una ventana aspillerada abocinada. El nexo al exterior entre la nave y el ábside viene marcado por la presencia de unos marcados contrafuertes. Este ábside se nos aparece como uno de los mejores y mas finamente construidos de todo el románico del Gállego.


El ábside se cubre en su interior por bóveda de horno, mientras que la nave lo hace con techumbre de madera. Adosada a la fachada norte encontramos la torre-campanario y una pequeña capilla utilizada de sacristía, que como el porche de la entrada son de ejecución posterior.

La torre claramente incorporada a la iglesia, no es tan airosa ni original como los ejemplares más característicos de la comarca, pero su volumen se incorpora compactado con la iglesia en un aire de gran sencillez.

En la fachada Sur se abre la portada de acceso, formada por un arco de medio punto y protegida por un porche o atrio de ejecución reciente. Por encima de este porche tres desiguales y alargadas ventanas en arco de medio punto distribuyen la luz al interior del edificio.