Parque de Cabecera
Parc de Capçalera del Jardi del Turia

Se trata de unos jardines que reciben el nombre de Parque de Cabecera por encontrarse en la cabecera del antiguo cauce del río Turia en su entrada a Valencia, a la altura de Mislata. Realizado entre 2.002 y 2.004 según diseño de los arquitectos Arancha Muñoz Criado, Eduardo de Miguel Arbonés (* Pamplona 1959) y de Vicente Corell Farinós.

En la segunda mitad del siglo XX el río Turia que cíclicamente se desbordaba e inundaba Valencia fue desviado de su curso natural y en el lecho seco del cauce del río, se procedió a realizar distintos jardines, zonas de esparcimiento, e instalaciones deportivas al aire libre. Un nuevo pulmón verde para Valencia. En la cabecera de este gran jardin se ha situado este parque municipal, que fue inaugurado en julio de 2.004.


El parque gira alrededor de un gran lago o estanque artificial que ha sido acondicionado con un pequeño bar y un embarcadero para realizar paseos en barca de remos y pedales. En una de sus esquinas encontramos una gran colina artificial de 15 metros de altura, desde donde podemos divisar todo el jardín así como en la lejanía el parque natural de la Sierra Calderona.

Se han querido plantar árboles y arbustos acordes a la climatología mediterránea, la topografía y la disponibilidad del agua. Una vegetación acorde con el ambiente de ribera que en otros tiempos caracterizaba el entorno del Turia.


El agua mana de forma artificial desde el "Molí del Sol" en forma de azud, y a través de distintos canales finaliza en el amplio lago antes citado. Por el discurrir del agua se han construido diversas playas artificiales, aunque el baño está prohibido en todo el recinto del parque.

El parque dispone de un auditorio al aire libre, embarcadero, bar, zona de juegos infantiles y el "Molí del Sol" (futuro Museo del Turia). Junto al parque se ha ubicado el parque zoológico, con el actual nombre de Bioparc, proveniente de su antigua y tercermundista ubicación en los Jardines del Real. Se ha construido un gran puente elevado que permite el acceso peatonal a las instalaciones que además cuenta con una gran superficie de aparcamiento.

En todo el jardín se ha acondicionado sendas y caminos para pasear, así como carriles específicos para realizar trayectos en bicicleta.