Grandes civilizaciones
Imperio neoasirio

El nombre de Asiria es derivación del nombre de su primera capital: Assur. Los asirios eran un pueblo asentado originariamente en la zona alta de Mesopotamia. Hablaban el acadio (lengua franca de origen semita) que era la habitual en todo el oriente medio. También se hablaba el sumerio, lengua no semita y de origen desconocido, pero solo usada como lengua culta (textos legales o religiosos). Se conocen documentos diplomáticos entre Egipto y pueblos mesopotámicos en idioma acadio. Ciudades importantes de Asiria fueron: Assur, Nimrud, Nínive y Dur-Sharrukin (hoy Khorsabad) entre otras.

El imperio neoasirio es continuación de otro anterior conocido como imperio medio asirio y que había colapsado a finales del segundo milenio antes de Cristo con la llegada de los "pueblos del mar". Uno de estos pueblos del mar serían los conocidos como arameos, que colonizaron gran parte de oriente medio. Este "imperio neoasirio" es el último de los tres en que se divide la civilización asiria y que denominamos: periodo antiguo, imperio medio y el presente neoasirio.

A los asirios se les debe la utilización de la caballería y el uso de maquinas de guerra en los asedios. Difundieron el uso del caballo y del carro en su sistema ofensivo, lo que les valió una superioridad táctica superior. Fue uno de los pueblos mas belicosos y violentos de toda Mesopotamia y su presencia inspiraba sencillamente: terror. Desde el norte se lanzó a la conquista de Mesopotamia con Babilonia a su cabeza. Estableció su hegemonía sobre la actual Líbano y Mesopotamia, llegó a tierras de Turquía, Egipto (que conquistó) y los reinos hebreos de Israel y Judá.

Imperio neoasirio

Asurnasirpal II (883 a. C. - 859 a. C.) El fundador del imperio neoasirio y su primer rey fue Assur-nasir-pal quien gobernó en el siglo IX a. C. Asurnasirpal se autoproclamaba: "Gran rey", "Rey poderoso", "Rey de la totalidad" y "Rey del país de Assur".

Fundó la ciudad de Nimrud (entonces Kalhku) en la actual Iraq y la convirtió en su capital; ya que hasta entonces solo era una pequeña ciudad con escasa importancia situada junto al río Tigris. Nimrud es citada en la Biblia con el nombre de Calah. El templo de Nimrud estaba dedicado al dios Ninurta Las excavaciones arqueológicas de Nimrud fueron voladas por el estado islámico en 2015, afortunadamente los hallazgos encontrados en las tumbas reales de Nimrud se encontraban depositadas en el Museo de Bagdad y milagrosamente pudieron salvarse (las que no fueron robadas).

La ciudad de Nimrud es muy conocida por los toros o leones alados (lamassus), hoy en el Museo Británico de Londres y que protegían la entrada al palacio de Asurnasirpal. Estos eran representados con cuerpos de animal (león o toro), alas de águila y cabeza de hombre. Su misión era la de ahuyentar a los demonios malignos invisibles ya que la presencia de estos lamassus alados los ahuyentaban con su sola presencia. También podían estar situados en las puertas de entrada a las ciudades en función de protectores de la ciudad.


Salmanasar III (859 a. C. - 824 a. C.) hijo de Asurnasirpal II. Autodenominado: "el rey del mundo", "el rey sin rival", "el gran dragón", "el único poder dentro de los cuatro bordes de la Tierra". Pasó casi todo su reinado en lucha constante con todos los pueblos de los alrededores, incluido el rey Jehu de Israel que tuvo que pagar tributos al imperio asirio. Hay una estela en donde se puede ver al rey Jehu postrándose a los pies del rey asirio en señal de vasallaje. Ejerció una soberanía nominal sobre Babilonia.


Shamshi-Adad V (824 a. C. - 811 a. C.) Shamshiadad hijo y sucesor de Salmanasar III. Contrajo matrimonio con "Sammurat" a quien se identifica como la mítica reina de origen babilonio Samíramis que citaban los griegos en muchos de sus escritos y leyendas. Ejerció la regencia hasta la mayoría de edad de su hijo Adad-Ninari que a la muerte de su padre el rey, todavía era un niño.


Adad-Nirari III (811 a. C. - 783 a. C.) hijo y sucesor de Shamshiadad V. Recibió vasallaje de los reinos de Siria y Canaán, pero no pudo evitar hacia el final de su reinado que el rey de Urartu le arrebatara algunos territorios.


Salmanasar IV (783 a. C. - 773 a. C.) Hijo y sucesor de Adad-Nirari III. Durante su reinado fue uno de sus generales Shamshi-ilu, quien llevó a cabo las campañas contra el reino de Urartu, convirtiéndose en el hombre fuerte de Asiria en detrimento del rey legítimo.


Ashurdan III (773 a. C. - 755 a. C.) Hijo de Adad-Nirari III y hermano de Salmanasar IV. Su reinado estuvo marcado por la hegemonía de los dignatarios imperiales frente al rey. Coincidió un periodo donde una serie de plagas, probablemente "peste" mermó la capacidad militar de Asiria.


Ashur-Nirari V (755 a. C. - 744 a. C.) Hijo de Adad-Nirari III y hermano de los anteriores reyes. Heredó una situación incierta entre su enemigo natural, el reino de Urartu y la aristocracia militar asiria que de facto eran los dueños del reino. Fue derrocado por su hermano Tiglatpileser III (aunque se discute si era su hermano o un usurpador totalmente ajeno a la familia real).


Tiglatpileser III (744 a. C. - 727 a. C.) hijo de Adad-Nirari III o tal vez un rey usurpador. Es otro de los reyes asirios mas importantes de toda su historia. Fortaleció el poder real de los reyes asirios y recompuso el orden interior. Su mayor logro fue la profesionalización de su ejercito, el dominio total del terror en el arte de la guerra y la sumisión total o la muerte de todos sus enemigos. Dio mayor importancia al uso de la caballería en detrimento del uso de los carros. Utilizó hábilmente las torres de asedio y las máquinas de guerra para conquistar las ciudades por la fuerza, propiciando la ocupación permanente de las ciudades conquistadas y nombrando gobernadores o reyes obedientes a su autoridad.

Tiglatpileser III conquistó y sometió Babilonia nombrándose él mismo rey de Babilonia y asesinando al legitimo. También sometió las ciudades de Siria y Palestina (arameos y caldeos), conquistó el reino de Israel e impuso a un rey títere de nombre Oseas (732 a. C. - 722 a. C. ). También derrotó al reino de Urarte.


Salmanasar V (727 a. C. - 722 a. C.) Hijo y sucesor de Tiglatpileser III. LLevó la doble corona de Asiria y Babilonia. A la muerte de Tiglatpileser III, el rey de Israel Oseas se rebeló con la ayuda de Egipto contra el nuevo rey de Asiria. Este atacó Israel arrasó su capital Samaria y se llevó deportadas a sus gentes. De este episodio bélico nació la leyenda de las tribus perdidas de Israel, que nos cuenta que diez de las doce tribus fueron deportadas a Asiria o a las ciudades de Media y nunca mas se supo de ellas, probablemente disgregadas y absorbidas en el mundo asirio. A Oseas se le sacaron los ojos y se le deportó a Nínive como castigo por su traición. Ajenos a estos hechos sobrevivieron las tribus de Judá y Benjamin en su reino de Judá, con capital en Jerusalén.


Sargón II (722 a. C. - 705 a. C.) Se suele considerar que fue un usurpador del trono asirio a la muerte de Salmanasar V, aunque también se considera que pudo pertenecer de forma lejana a la familia real. Consolidó el imperio a base de guerrear contra todos los pueblos de los alrededores derrotando definitivamente al reino de Urartu. Este rey es mencionado con frecuencia en el Antiguo Testamento. En 717 a. C. se inició la construcción de la ciudad de Dur-Sharrukin (Khorsabad "la fortaleza de Sargón") y en 707 a. C., el rey trasladó a ella su residencia desde la anterior capital Nimrud. Murió en 705 a. C. en la región de Capadocia (actual Turquía) luchando contra el reino de Tabal.


Senaquerib (705 a. C. - 681 a. C.) hijo y sucesor de Sargón II. Al igual que sus predecesores guerreó con los pueblos vecinos que no hacían mas que sublevarse. Sometió al reino hebreo de Judá pero no llegó a conquistar su capital Jerusalén y se conformó con recibir tributos y vasallaje. Conquistó y destruyó Babilonia (689 a. C.). Estableció la capital en Nínive y la convirtió en una ciudad de lujo y ostentación y una de las mas poderosas y bellas de oriente medio. Nombró como sucesor a su hijo Asarhadón en un hecho algo impensable en la época.

Senaquerib al igual que todos los reyes asirios tenía varias esposas, lo normal era que el primer hijo varón tenido de cualquiera de sus esposas heredara el reino. Saltándose esta ley no escrita, eligió como heredero a su hijo pequeño Asarhadón, que para mas señas, era enfermizo, no muy afortunado y con alguna tara física, algo muy alejado de lo que se consideraba debía ser un rey asirio: un gobernante fuerte y capaz militarmente. Esta decisión le costó la vida a Senaquerib ya que sus hijos no conformes con esta decisión lo asesinaron cuando el rey estaba guerreando.


Asarhadón (681 a. C. - 668 a. C.) hijo menor de Senaquerib, no estaba llamado a la sucesión, pero por voluntad de su padre accedió al trono con la oposición de sus hermanos mayores. Derrotó a sus hermanos y les obligó a huir al reino de Urartu. Ha pasado a la historia como el rey asirio que llevó su imperio a la cumbre mas alta de su poder. Conquistó el Egipto de los faraones nubios (negros) llegando hasta la ciudad de Menfis (671 a. C. ) y también Chipre, isla que tenía mineral de cobre y a pesar de que Asiria no disponía de flota propia. Pacificó y reconstruyó Babilonia que su padre había arrasado y dio como era costumbre entre los asirios batalla contra todos los pueblos de los alrededores. Murió de muerte natural en Harrán, actual Turquía.


Asurbanipal (668 a. C. - 629 a. C.) Hijo y sucesor de Asarhadón y nieto de Senaquerib. Fue el último gran soberano de Asiria. A su muerte los reyes que le sucedieron no supieron mantener la grandeza de su imperio y poco a poco el imperio asirio fue desapareciendo en detrimento de Babilonia, potencia en auge. Asurbanipal llevó al imperio asirio a su máxima expansión y engrandeció la capital Nínive hasta extremos jamás vistos. Completó la conquista de Egipto que su padre había comenzado.

De este reinado es el famoso relieve de la "leona herida", icono muy representado en los libros de textos cuando hablamos del arte asirio. Hay que decir que unas de las aficiones de los reyes asirios, fue la caza de fieras, traídas desde partes del imperio y encerradas en jaulas hasta que el rey quería salir de caza, en cuyo momento eran soltadas para deleite del rey.

Gracias a Asurbanipal y en su capital Nínive, se encontró la conocida como "biblioteca de Nínive" o de Asurbanipal, 22.000 tablillas de barro cocido con inscripciones cuneiformes que nos narran como era la vida de los pueblos mesopotámicos. No obstante la biblioteca de Asurbanipal no se debía a un particular amor por la cultura, el rey era una persona muy supersticiosa, por lo que dio ordenes a todos los funcionarios de su imperio que enviaran a Nínive todas las tablillas que encontraran y que hablaran de formulas mágicas, rituales, astronomía, astrología, espíritus y toda presencia deifica que conocieran. Entre las tablillas descubiertas en la biblioteca del rey, se encuentra una con la epopeya de Gilgamesh, una narración épica que circulaba por Mesopotamia, que era muy conocida, y que se desconoce si habla de un rey verdadero o imaginario. La antigüedad de esta epopeya se desconoce pero parece remontarse a la época del imperio acadio hacia el año 2000 a. C.

A la muerte de Asurbanipal y en apenas cincuenta años todo el imperio asirio desapareció, los sucesores que se sentaron en el trono de Asiria no supieron hacer frente a una constante lucha contra todos los pueblos de los alrededores a quienes estos habían sojuzgado: egipcios, babilonios, escitas, elamitas, medos y cimerios atacaban constantemente las fronteras del imperio asirio, destacando entre todos ellos su vecino del sur, Babilonia que se erguirá como nueva potencia dominante y creará otro de los grandes imperios en Mesopotamia.


Assur-Etil-Ilani (629 a. C. - 627 a. C.) Hijo y sucesor de Asurbanipal. Su corto reinado estuvo plagado de revueltas interiores y perdidas territoriales. Murió en Nippur mientras guerreaba contra su hermano Sin-Shar-Ishkun.


Sin-Shumu-Lisir (626 a. C.) usurpador del trono asirio por unos pocos meses. General de Assur-Etil-Ilani, a la muerte de este se apropió del trono asirio en ausencia del legítimo sucesor que se encontraba luchando en Babilonia. Fue derrotado por Sin-Shar-Ishkun a su regreso de Babilonia.


Sin-Shar-Ishkun (626 a. C. - 612 a. C.) Hijo de Asurbanipal y hermano de Assur-Etil-Ilani, derrocó a su antecesor, rey usurpador. Nabopolosar rey de Babilonia con ayuda de los medos, entra en la capital asiria de Nínive el 10 de agosto de 612 a. C., en la batalla pierde la vida el asirio y el imperio queda anexionado al pujante imperio neobabilónico. Con la caída de Nínive se pone punto y final a la civilización asiria.


Ashur-Uballit II (612 a. C. - 609 a. C.) General asirio que tras la caída de Nínive se hizo fuerte en la ciudad de Harrán (actual Turquía). En 609 a. C. intentó recuperar Nínive, no lo consiguió, su nombre desapareció de la historia, el imperio asirio ya había finalizado.