La Cruz de la Victoria o de Pelayo

Regalo del rey astur Alfonso III a la Catedral de Oviedo. Realizada en el 908 en el castillo de Gauzón. La cruz en su interior es de madera de roble y al exterior chapada en oro. Tiene forma de cruz latina con los brazos rematados en forma trilobulada y disco central con caja relicario. Mide 92 x 72 x 2,5 cm. de alto. Decorada ricamente con esmaltes y cabujones en su parte frontal y lisa por su parte posterior. Se compone de dos piezas de madera ensambladas.

En sus brazos figura la siguiente inscripción: "Permanezca esto recibido benignamente para honra de Dios, lo cual ofrecen el siervo de Dios príncipe Alfonso y la reina Ximena. Cualquiera que se atreviere a tomar estos nuestros dones perezca con rayo del cielo. Esta obra, siendo acabada, fue ofrecida a la iglesia Catedral de San Salvador de Oviedo. Con esta señal se defiende el cristiano y con ella se vence al enemigo y fue labrada esta cruz en el castillo de Gauzón el año 42 de nuestro reino, andando la era de 946" (año 908 de nuestra era)

†SVSCEPTVM PLACIDE MANEAT HOC IN HONORE DI QVOD OFFERVNT FAMVLI XPI ADEFONSVS PRINCEPS ET SCEMENA REGINA (brazo superior)
QVISQVIS AVFERRE HOC DONARIA NOSTRA PRESVMSERIT FVLMINE DIVINO INTEREAT IPSE (brazo derecho)
HOC OPVS PERFECTVM EST CONCESSVM EST SANTO SALVATORI OVETENSE SEDIS (brazo izquierdo)
HOC SIGNO TVETVR PIVS HOC SIGNO VINCITVR INIMICVS ET OPERATVM EST IN CASTELLO GAVZON ANNO REGNI NSI XLII / DISCVRRENTE ERA DCCCCXLVI A (brazo inferior)

Según cuenta la leyenda esta cruz es la que llevaba Pelayo en la Batalla de Covadonga, hasta que Alfonso III decidió revestirla de oro y piedras preciosas. En la actualidad se custodia en la Cámara Santa de la Catedral de Oviedo. La cruz además forma parte de la bandera del Principado de Asturias.

Según se dice estuvo depositada en la Iglesia de la Santa Cruz de Cangas de Onis, hasta que el rey Alfonso III la llevó a Oviedo. Fue robada en el año 1977 y una vez recuperada vuelta a reconstruir.