La Cruz de los Ángeles

Donada por el rey astur Alfonso II a la Iglesia del Salvador (hoy desaparecida) en el año 808 de nuestra era. Realizada por orfebres bizantinos itinerantes que la realizaron en la corte ovetense del rey Alfonso II el Casto (Adefonsus).

Recibe el nombre de Cruz de los Ángeles ya que según la tradición recogida en la Crónica Silense de 1115, la misma fue realizada por unos ángeles que se hacían pasar por peregrinos y que una vez terminada desaparecieron misteriosamente.

Se trata de una cruz-relicario en forma de cruz griega, realizada en su interior con madera de ciprés y por el exterior chapada con una lamina de oro. Se compone de dos piezas de madera ensambladas y ensanchada en los extremos y formando un circulo en el centro. Tiene unas medidas de 46,5 x 45,5 X 2,5 cm. Engastada con piedras semipreciosas, algunas de ellas aprovechadas de piezas de orfebrería de época romana. La cruz hace funciones de relicario, ya que en cada brazo tiene una cajita con una tapa corredera.

Destacan los diversos camafeos, una representación de la diosa Atenea, una cabeza de cabra (Capricornio) y a Eneas escapando de Troya, representaciones claramente paganas y más concretamente romanas. En el medallón central destaca un camafeo de época romana, que en la actualidad ha sido sustituida por una replica ya que el original desapareció en el robo del año 1977.

Se conservan tres anillas en cada uno de los brazos horizontales de las que colgarían las letras griegas alfa y omega (principio y fin). En la actualidad a la cruz le acompañan dos ángeles en actitud orante.

En el reverso lleva una inscripción en latín vulgar que dice: Permanezca en honor de Dios esto, realizado con complacencia. Alfonso, humilde siervo de Cristo, lo ofrenda. Cualquiera que presumire llevarme fuera de donde mi buena voluntad la dedicó, perezca espontáneamente con el rayo divino. Esta obra se concluyó en la era DCCCXLVI. Con este signo es protegido el bueno. Con este signo es vencido el enemigo.

En la actualidad se encuentra depositada en la Cámara Santa de la Catedral de Oviedo y es junto con la Cruz de la Victoria, el segundo totem en importancia de la historia asturiana.

†SVSCEPTVM PLACIDE MANEAT HOC IN HONORE DI OFFERT ADEFONSVS HVMILIS SERVVS XPI (brazo superior)
QVISQVIS AVFERRE PRAESVMSERIT MIHI FVLMINE DIVINO INTEREAT IPSE (brazo derecho)
NISI LIBENS VBI VOLVNTAS DEDERIT MEA HOC OPVS PERFECTUM EST IN ERA DCCCXLVI (brazo izquierdo)
HOC SIGNO TVETVR PIVS HOC SIGNO VINCITVR INIMICVS (brazo inferior)