Comarca del Alto Gállego - Tierras de Serrablo
Iglesia de San Pedro - Lárrede


La iglesia de San Pedro de Lárrrede está fechada hacia el siglo X. Declarada Monumento Nacional en 1931, se sitúa en la comarca del Alto Gállego en la provincia de Huesca. Situada a 824 metros de altitud. Se suele considerar como el prototipo del mozarabismo del Gállego y su arquitecto es el mismo que construyó la iglesia de Satué. Se sitúa al igual que las iglesias de las Tierras de Serrablo en el margen izquierdo del río Gállego.

Se trata de la iglesia que presenta mayor variedad de elementos tanto arquitectónicos como decorativos y a la vez mayor calidad de construcción, por lo que es la edificación que mejor define la personalidad del estilo del Serrablo.

Es de nave rectangular, pero hay dos recintos o capillas laterales comunicadas con el interior, que le confieren a la planta forma de cruz latina. Estas estancias hacen las veces de capillas laterales y son más bajas que la central. Sobre la capilla septentrional se alza la torre-campanario. Ábside semicircular con decoración de arquería ciegas apoyadas en lesenas y friso de baquetones en la parte superior.

El muro occidental a los pies, dispone de un vano, que es un ventanal geminado de dos arquillos en arco de herradura enmarcado en un rectángulo. Las capillas laterales presentan a oriente arcos ciegos de medio punto y dentro de ellos, ventanales abocinados de doble derrame, y a occidente sendas puertas en arco de medio punto.


En el interior la bóveda se sustenta sobre tres arcos fajones apoyados en columnas dobles adosadas a los muros laterales y que forman cuatro tramos en su nave central. En el crucero, los cuatro arcos que lo forman, son de distinta altura, al ser mas bajas las capillas laterales que se abren al crucero o a la nave central. La cabecera consta de un corto tramo recto y ábside de tambor. La nave se cubre con bóveda de cañón y el ábside con bóveda de horno. En el interior la portada abierta al sur se compone de un arco de medio punto que descansa sobre un dintel. Probablemente las capillas laterales no formaban parte de la construcción original.

Fue este el único templo del Gállego que se cubrió con bóveda de piedra; probablemente por que su constructor tenía la suficiente preparación técnica para hacerlo. Así y todo se vino abajo y tuvo que ser reconstruida. En el resto de las iglesias existentes, realizados por maestros formados con el de Lárrede, se renunció a ello, y directamente se cubrieron con techumbre de madera. En 1933 se restauró la bóveda de cañón de la nave central. La puerta principal se abre en la fachada sur; y otras dos puertas, de arco de falsa herradura se abren en el muro occidental de cada una de las dos capillas laterales.

La puerta principal consiste en un arco de herradura, esta queda enmarcada por un doble rectángulo a modo de alfiz. Sobre la portada recorre todo el muro un listel, y sobre él cuatro ventanales, tres de ellos constituidos por un arco de medio punto dentro de un alfiz y el cuarto mas grande, geminado y con alfiz doble.

La decoración del ábside responde a la disposición característica del estilo, constando de una moldura tórica inferior sobre la que, tras una hilada, se disponen sobre el semicírculo siete arcos ciegos de medio punto apoyados sobre lesenas, y encima otra moldura análoga a la inferior, sobre la que corre un friso de baquetones que se culmina con dos hiladas sobresalientes a modo de cornisa. En el arco central se dispone un alargado ventanal aspillerado abocinado.


La torre puede considerarse la mejor de su genero. De planta cuadrada, va en ligera disminución según crece en altura, abriéndose en la parte superior ventanales en sus cuatro lados, siendo estos geminados formados por tres arcos de herradura apoyados sobre cuatro columnas cilíndricas, dos de ellos adosadas a los laterales, y todo ello dentro de un alfiz. Sobre las ventanas corre un listel, como en la fachada. Se remata la torre con un tejado a cuatro vertientes sobre una bóveda esquifada. Posee una altura de 17 metros. Se suele considerar que esta torre toma como modelo el alminar de la mezquita siria de El-Omaira en Bosra.

Frente a la iglesia, en una coqueta plazoleta, se levanta Casa Isabal, casa infanzona del siglo XVII que conserva su estado original.