Colegio del Sagrado Corazón de Jesús
c/ Muro de Santa Ana, 5

El colegio regido por las Hermanas Carmelitas de la Caridad fue construido en 1891 por el arquitecto valenciano Joaquín Maria Belda Ibáñez y recibe el nombre de Colegio del Sagrado Corazón de Jesús, bajo cuya advocación se encuentra. La orden de las Hermanas de la Caridad fue creada en 1826 por Santa Joaquina de Vedruna (Barcelona 1773 - Barcelona 1854), por esta razón al colegio también se le conoce como Colegio Vedruna.

Las primeras noticias de las Hermanas Carmelitas de la Caridad en nuestra ciudad data de 1881, cuando su actividad se dedica al cuidado y socorro de huérfanos y desvalidos. En estas mismas fechas la superiora madre Dolores Pallés crea un colegio para la educación de niñas, colegio que pronto contará con gran predicamento y se verá forzado a cambiar de ubicación en un par de ocasiones ante el incremento de niñas a las que imparten educación.

En 1889 la congregación religiosa compra el solar donde se ubica el actual Colego. En 1890 comenzaron las obras y en 2 de febrero de 1891 se dieron por concluidas contando con la bendición apostólica del papa León XIII. El solar se encontraba ocupado por un chalet particular, pero el lugar había sido con anterioridad Convento de Santa Ana de la Orden de Carmelitas calzadas y que en 1836 con la desamortización de Mendizábal tuvieron que abandonarlo y refugiarse en el Monasterio de la Encarnación. En el año 1900 es cuando el Colegio se pone bajo la titularidad del Sagrado Corazón de Jesús.

Es un gran edificio de 1700 m2 que hace chaflan con la calle Muro de Santa Ana y la calle conde Trenor. Es una construcción de cuatro plantas, dividido en tres secciones verticales en su fachada principal que recae a la calle Muro de Santa Ana. En la sección central encontramos una de las puertas de acceso formada por un arco de medio punto y destacable por tener en la parte superior un frontón triangular de corte clásico. Junto a ella dos ventanas rectangulares a cada lado. Las otras dos secciones son simétricas entre si, en su centro encontramos en cada una de ellas una puerta de medio punto flanqueadas por ventanas con arcos también de medio punto. El resto de los pisos se resuelve mediante tres ventanas por piso y sección de distintas características. En el chaflan dispone de otra puerta de características similares a las anteriores.

Después de la Guerra Civil, el colegio se verá sometido a urgentes reparaciones, pero por fín en 1940 las religiosas pueden volver al Colegio y continuar con la enseñanza. En 1945 es inaugurada la nueva capilla que durante la guerra había resultado dañada.

La capilla del colegio es de una sóla nave, con bóveda de cañón y de horno en el presbiterio. Este se decora con pinturas murales de Manuel Diago Benlloch. La imagen que preside el Altar Mayor es obra en madera policromada del escultor valenciano Octavio Vicent Cortina. Durante la Guerra Civil la iglesia fue destruida y finalizada la contienda tuvo que ser reconstruida prácticamente en su totalidad. Durante el conflicto el Colegio cumplió funciones de Ministerio de la Gobernación del Gobierno de la República.

Desde 1972 el Colegio deja de ser internado y a partir de 1983 el Colegio se convierte en colegio mixto, pues hasta entonces lo era sólo de niñas. En la actualidad sigue atendido por religiosas de la orden de la Caridad.