Iglesia de Santa Catalina de Siena
c/ Santiago Rusiñol, 28
Iglesia de Nuestra Señora del Sagrado Corazón

Este templo lleva por nombre Iglesia de Nuestra Señora del Sagrado Corazón, pero en realidad es la vieja Iglesia del convento de Santa Catalina de Siena, que estuvo desde los tiempos del rey Fernando el Católico en la actual calle de Pintor Sorolla, concretamente en el lugar donde ahora se encuentra el Corte Inglés. Por entonces esta zona había sido parte del barrio judío de Valencia y el convento se construyó sobre el cementerio judío. Estos grandes almacenes compraron el monasterio en 1968 y trasladaron piedra a piedra la iglesia hasta su nuevo emplazamiento en el barrio de Orriols entre los años 1970 y 1971 con el fin de construir sus grandes almacenes. El convento anexo a la iglesia que parece ser tenia escaso valor artístico fue derribado sin más contemplaciones, no así la iglesia que fue salvada de la piqueta. Las obras de traslado de la iglesia fueron llevadas a cabo por el arquitecto Alejandro Ferrant Vázquez y finalizaron en 1976 al ser inaugurada la nueva iglesia en Orriols.

El convento fue fundado en el 1491 y se encuadró dentro de la Orden de los dominicos. Una vez desaparecido el cementerio judío, el rey Fernando el Católico entregó los terrenos a fray Gaspar Fayol o Sayol, vicario general de los dominicos para que fundara un monasterio. En el momento de la construcción solo había en el lugar una casa y una pequeña capilla de judios conversos. Fray Gaspar Fayol convence a tres monjas que profesan en el beaterio de la tercera orden seglar situado en la calle Nieves (Barrio de la Xerea) para que se instalen en la casa que hay junto a la capilla y funden un monasterio. Las monjas son: sor Nicolasa Calatayud, sor Leonor García y sor Juana Ponz y se instalan el 23 de enero de 1491. Posteriormente irían ingresando más monjas en el monasterio, la primera priora del monasterio sería sor Eulalia Fortuny (1491-1497) siendo elegida en septiembre de 1491 y que procedía del Monasterio de Nuestra Señora de los Ángeles de Barcelona. El 26 de junio de 1492 el papa Inocencio VIII autoriza por bula papal la fundación del monasterio.

Visto el plano del padre Tosca se aprecia que se trataba de un convento de grandes proporciones, con dos claustros de dos pisos, huertos en la parte trasera y un patio descubierto a la entrada. Rodeaba todo el conjunto un muro de cerramiento. Durante la Guerra Civil de 1936 el convento sufrió grandes daños y hubo de ser reconstruido en gran medida. Para entonces los servicios comunes de las monjas se encontraban en la parte baja y las celdas y la sala capitular en el piso superior del claustro.

La iglesia de época gótica comenzó su construcción en 1524 y para el año 1543 el arzobispo de Fez, fray Francisco de Mexía y de Molina la pudo consagrar. Dio comienzo las obras de la cabecera el "mestre pedrapiquer" Joan de Vidanya.

La iglesia en su actual ubicación está formada por una sola nave con capillas entre los contrafuertes, ábside poligonal con contrafuertes y torre cuadrada a los pies. El interior se cubre con bóvedas de crucería simple y dispone de coro alto a los pies sobre una bóveda rebajada. La techumbre se cubre con tejas a doble vertiente. Las bóvedas son originales no así los muros perimetrales que en origen estaban construidos en tapial, por lo que no fue posible su traslado, es por ello que los actuales muros son de ladrillo. La fachada principal es de una extraordinaria sencillez, en su imafronte solo vemos un óculo que ilumina el interior del templo.

Actualmente la iglesia está rodeada por un pequeño muro de piedra sillar y verja de hierro que sigue una tradición goticista como se puede observar en la verja que cierra el espacio a donde se abre la fachada principal.

La fachada principal donde se encuentra la portada barroca está orientada al sur, aunque esta portada originalmente estaba situada en una de las fachadas laterales del convento. Realizada en piedra, está fechada en 1666 y se desconoce el nombre de su autor. Formada por dos cuerpos, el inferior alberga la puerta adintelada entre dos semi-columnas de orden toscanas adosadas a pilares. Estas se levantan sobre alto zócalo. Sujeta el primer cuerpo un frontón curvo partido en cuyo centro se levanta un segundo cuerpo donde se alberga una hornacina con una escultura de Santa Catalina de Siena. Porta la santa un ramo de lirios, y con una mano sujeta un libro que porta el Sagrado Corazón de María. Remata este segundo cuerpo otro frontón partido y rematando uno de los emblemas de la orden dominica: la cruz flordeliselada. Esta fachada recae a la calle San Vicente de Paül.

La fachada lateral es la entrada habitual al templo y recae a la calle Santiago Rusiñol. En esta fachada lateral situada al este se abrió un vano y en él se ha instalado una portada proveniente de la Iglesia de San Miguel y San Sebastián. Fechada en el siglo XVII, guarda cierta semejanza con la portada principal al estar formada también por dos cuerpos alojando en el superior una hornacina con una escultura de la Virgen con el Niño.

Dispone de un campanario de planta cuadrada con escasísima decoración que acaba en una terraza plana. En su parte superior dos vanos formados por arcos de medio punto, albergan las campanas. Este campanario es de nueva planta en la iglesia ya que el convento originalmente no disponía de él.

Una vez vendido el monasterio en 1968 las monjas se trasladan a un convento de nueva construcción situado en el término de Paterna (Valencia), construido por el arquitecto Carlos Soria y que fue ocupado por primera vez en 1970.

La Iglesia de Santa Catalina de Siena en el recuerdo