Palacio de los Queixal c/Caballeros, 43

También conocido como Palacio de los Trénor, por ser la familia Trénor su último propietario. Con anterioridad y de donde toma su nombre era propiedad de la familia Queixal.

La casa de origen gótico, fue reformada hacia 1858 por el arquitecto Sebastián Monleón Estellés dotándola en su actual configuración de estilo ecléctico. Dispone de planta baja con semi-sótano, entresuelo, y dos pisos altos. Su portada sin escudo está formada por un arco rebajado que da acceso a un zaguán cubierto y a un patio cerrado por dos arcos góticos en piedra. El patio permanece parcialmente cubierto por una claraboya de cristal. Una escalera de mármol con pasamanos de bronce lleva a las plantas superiores.

La fachada principal se articula con balcones de arcos muy rebajados, antepechos de hierro y decoración de estuco muy sencilla. Tiene fachada lateral recayente a la calle Abadía de San Nicolás.

El palacio de los Queixal en el recuerdo