Castillos de España
Castillo de Mora de Rubielos


Introducción

Nombre: Castillo Palacio de los Fernández de Heredia
Población: Mora de Rubielos (Teruel). Comunidad Autónoma de Aragón
Gentilicio: Moranos
Propietario: Ayuntamiento de Mora de Rubielos
Declarado Monumento Nacional en 1931
Estilo: gótico mediterráneo (siglo XIV)
Se encuentra en la Sierra de Gudar a 1.035 metros de altitud, A orillas del río Mosa, en las comarcas de Gudar y Javalambre
La Villa esta declarada Conjunto Histórico Artístico desde 1978

Historia

Se han encontrado en el término de Mora restos de la Edad del Bronce (yacimiento de la Hoya Quemada) que nos dice que la zona ya estuvo poblada desde la antigüedad. El origen sin embargo de Mora de Rubielos es musulmán, pues consta que los musulmanes ocuparon el lugar desde bien pronto.

En 1171 Mora de Rubielos fue conquistada por las tropas del rey de Aragón Alfonso II el Casto (entre 1162-1196). Desde esa fecha y hasta 1204 fue la plaza cristiana más avanzada de la Corona de Aragón, frente al reino musulmán de Valencia.

En enero del 1198, Pedro II el Católico (entre 1196-1213), rey de Aragón, donó la villa, el castillo y el extenso territorio que le pertenecía a Pedro Ladrón. Su sucesor e hijo Jaime I el Conquistador (entre 1213-1276), la incluyó en la Baronía de Jérica, donándola en el 1255 a su hijo bastardo don Jaime I de Jérica.

En 1327 el vizconde don Hugo de Cardona compra la villa a los descendientes de Jaime I de Jérica. Durante la guerra de los dos Pedros (entre 1356-1369), sufrió la ocupación de las tropas castellanas, en el año 1363. En 1365 volvió a manos aragonesas, comprometiéndose Pedro IV a no separar la Villa de la Corona y concediéndoles diversos privilegios. Esto en premio a que los moranos habían abierto las puertas de sus murallas al Conde de las Montañas de Prades. Pero tal consideración duró poco, pues poco después la villa fue vendida a don Blasco Fernández de Heredia II, el 17 de octubre de 1367, y finalmente pasó en 1370, a Juan Fernández de Heredia III, llamado "El Postumo" o "El Noble" y Gran Maestre de Rodas.

El actual castillo fue mandado construir por este Juan Fernández de Heredia III (1310-1396), de una de las ocho grandes familias de la Corona de Aragón, y origen de la dinastía de los señores de Mora que se prolongó durante cuatro siglos y medio. Militar, diplomático, marino y erudito, fue Gran Maestre de Rodas y Caballero de la Orden de San Juan de Jerusalén.

Rodeada por territorios de realengo, Mora de Rubielos, se constituyó como señorío de Mora, una entidad propia que se mantuvo durante siglos, siendo elevada al rango de marquesado en 1494. Centro administrativo, económico, militar y religioso del señorío, los Fernández de Heredia ejercieron labores de gobierno desde el monumental castillo.

Los Fernández de Heredia nombrados condes de Fuentes en el siglo XV, eran dueños de numerosos señoríos en Aragón. Sin embargo, la lejanía de Mora respecto de la corte, donde ejercían gran influencia, les hizo perder interés por este lugar.

De hecho en 1614 el XII Juan de Heredia, cedió el castillo a la Orden de San Francisco, cuyos religiosos habitaron la fortaleza hasta su desamortización en 1835. Los franciscanos realizaron importantes modificaciones en el edificio, destacando la construcción de una iglesia en el ala noroeste. De aquella época apenas quedan restos, pues un incendio destruyó el archivo y la biblioteca en 1700.

Durante la Guerra de Sucesión a la Corona de España, la villa se puso de parte del futuro rey Felipe V mientras que su señor natural lo hacía de parte del Archiduque Carlos. Al finalizar la guerra, le fue concedida a la villa el titulo de fidelísima y el uso de la flor de lis en su escudo municipal.

Por Mora de Rubielos pasaron además los avatares de la Guerra la Independencia y las Guerras Carlistas, pero sería la Guerra Civil de 1936 la que mayor protagonismo darían al castillo de Mora, ya que tanto este como la Colegiata fueron incendiados.

El castillo ha sido utilizado como cárcel de distrito, cuartel militar y Comandancia de la Guardia Civil. A partir de la década de los 70, el castillo ha sido debidamente rehabilitado, haciendo hincapié en sus elementos originales góticos y retirando los añadidos posteriores.

El escudo de la familia Fernández de Heredia, representa cinco o siete castillos y luce en varios lugares del castillo-palacio como no puede ser de otro modo.

Características

Es un castillo grandioso, baluarte defensivo y palacio señorial, está construido en sillería y mampostería, con grandes y anchos muros y escasas ventanas, ocupa una superficie de 4.300 metros cuadrados. La muralla unía en origen el castillo con la ex-Colegiata de Santa María formando una cierta unidad ambos edificios. Al construir la carretera la comunicación entre ambos edificios se perdió y por lo tanto su paso a través del camino de ronda.

Tiene planta cuadrangular (78 X 76 metros de lado y 34 metros de altura) con cuatro torres en sus esquinas y un gran patio de armas porticado de dos alturas en el centro. La distribución del castillo se articula alrededor de este patio, siendo el eje vertebrador de todo el conjunto. En el castillo también encontramos varios sótanos, pues este está construido en la parte más alta del promontorio rocoso. La torre del homenaje es de planta octogonal, y su interior esta formada por dos estancias de forma cuadrada.


Más fotos del Castillo

Sus cuatro fachadas exteriores son distintas, así como las cuatro torres. La distribución es la habitual en los castillos señoriales: salas alrededor de un patio descubierto, que tiene estructura porticada. Una de las torres hace de puerta de entrada, otra sirvió de mazmorra y una tercera hacia las veces de capilla. La cuarta es la Torre del Homenaje, residencia de los Heredia. El castillo dispone de dos entradas, la llamada de intra-muros y la de extra-muros.

Para penetrar al castillo hay que subir por una rampa de acceso dispuesta en forma de zig-zag que presenta aspilleras en su recorrido como elemento de defensa. Una vez alcanzada la puerta de medio punto, llamada de intra-muros situada en uno de los lienzos, nos encontramos con un pequeño vestíbulo y nada mas traspasarlo nos encontramos en el patio de armas porticado o claustro cuando fue convento. Tiene una superficie en planta de 1400 metros cuadrados (38 X 37 metros) y dos pisos. De planta casi cuadrada e irregular, sus arcos apuntados presentan dimensiones distintas. En algunos capiteles aparece decoración de animales o monstruos, pero muy deteriorados. Sobre las arquerías NE y NO corre por el segundo piso una galería de doce arquillos ligeramente ojivales que apoyan en pilastras octogonales. En los lados SE y SO aparecen muros ciegos abiertos por seis ventanales de arco conopial.



Más fotos del Patio de armas

El patio dispone de un pozo o cisterna de gran profundidad (unos 30 metros), que alcanza posiblemente el nivel freático de las aguas del río circundante. Recoge además por un orificio a ras de tierra, las aguas de los tejados que vierten a la plaza. Nunca se ha vista seco.

Continuando por nuestra derecha, bajamos a un sótano, antiguos establos y caballerizas del castillo. Se accede por un arco sesgado, junto al ángulo que forman los muros. La bajada se efectua por una suave pendiente escalonada, que en su tiempo era de tierra. Entramos en una amplia estancia a cuyos lados se situaban los pesebres del ganado.

A la izquierda se aprecia la base de roca natural sobre la que se asientan los muros de cimentación de las crujías de esta parte del castillo. El muro de la derecha de gran grosor, se eleva desde el fondo del barranco y tiene como misión soportar el empuje de las bóvedas que permitieron ampliar el área de la muela roquera sobre la que se erigió el castillo.

La bóveda de medio cañón rebajado se ejecutó en encofrado y aún permite ver la huellas de las tablas y las rebabas de la argamasa entre ellas. Ofrece arcos fajones de refuerzo con dovelas de cuidada labra.

Este espacio en tiempos más recientes, sirvió de cárcel de distrito. Se puede ver al fondo, la verja de hierro que en su día, empotrada en el arco de entrada, cerraba el recinto. Y en el muro de la izquierda las huellas de los mechinales donde se asentaban las vigas para conformar la división en celdas. En algunos lugares podemos apreciar las marcas de canteros, que son la firma de las cuadrillas de canteros que trabajaron en su talla.

Volviendo al patio de armas, seguimos nuestro camino y llegamos a una gran sala llamada gran salón comedor o de usos diversos, ya que esta habitación dado su tamaño podía servir para múltiples usos en función de las necesidades del castillo.

Lo más destacable de este salón son sus dimensiones, su austero artesonado de grandes vigas de madera sustituyeron hace años a las primitivas, muy deterioradas por los incendios y las termitas, y sus ventanales con los llamados bancos festejadores que servían aparte de cortejar a las doncellas para bordar las mujeres en su bastidor a la luz natural de las ventanas.

Junto al entablado del artesonado se abren cinco ventanas abocinadas de derrame doble, al interior y al exterior, cerradas en su parte más estrecha con placas de alabastro, para permitir solo la entrada de luz.

En el muro del fondo la puerta enmarcada en cantería comunica con la antigua cocina, y la chimenea que ofrece el salón esta ajemelada con la de la cocina, solución bastante original, pues siempre que la chimenea de la cocina estuviera ardiendo, la habitación podía tener un nivel calorífico aceptable.

En el muro que enfrenta la puerta de la cocina, nos encontramos una puerta que da acceso a las habitaciones privadas de señor feudal, las puertas se hacen cada vez mas pequeñas, para facilitar su defensa.

Nos encontramos con una antesala, cuya utilidad está por determinar, pero que bien podría tratarse del "scriptorium", de la armería, vestuario etc. El amueblamiento arquitectónico de esta cámara lo ofrece el sobrio artesonado también de gruesas vigas de madera, sobre canes del mismo material, el ventanal con los "bancos festejadores" ya descritos y al fondo derecha a ras de suelo el pequeño ventanuco que ofrecía la salida al destruido adarve o camino de ronda que comunicaría a través de lo alto de la muralla, el castillo con la próxima torre defensiva y seguía todo el circuito amurallado. Era una salida de escape en caso de necesidad.

Y por fin pasamos a la alcoba-dormitorio del señor feudal. Está situada en la base de la torre (conocida como del Homenaje), con gruesos muros según puede comprobarse por la profundidad del ventanal y también un acorazado techo con el doble de vigas de lo que precisaría normalmente; este techo de madera es el único original que queda en el castillo. La torre del homenaje es el recurso final donde el Señor se encastilla en caso de inminente riesgo de invasión del castillo, y en espera de refuerzos. Las vigas de madera tienen reforzado su arranque merced al apoyo sobre dobles ménsulas de piedra.

En esta sala también encontramos en el ventanal, el banco festejador y en el muro de la izquierda encontramos un estrecho y largo pasillo que da acceso a la letrina del señor del castillo, el cual vertía directamente al foso.

Saliendo nuevamente al patio de armas, en un rincón de la torre en donde hemos estado, se encuentran las escaleras de acceso a las mazmorras. Se trata de una empinada escalera que presenta a la mitad un rellano y el hueco de una segunda puerta hoy desaparecida. La bóvedilla del primer tramo de esta escalera está constituido por arcos de piedra de escasa curvatura que reproducen aproximadamente la propia escalera.

La mazmorra es un oscuro espacio, abovedado de medio cañón, de mampostería encofrada con argamasa. Como respiradero y paso de escasa luz cuenta con una estrecha aspillera doblemente abocinada, con un barrote de hierro intermedio.

El ventanuco de la mazmorra, esta en la misma vertical que el ventanal del dormitorio del Señor, ya que la mazmorra se encuentra debajo del dormitorio, esto era algo habitual en los castillos de frontera en donde los señores feudales se complacían en escuchar los lamentos que salían de las gargantas de su prisioneros encerrados abajo.

Otra vez en el patio de armas y continuando por nuestra derecha, llegamos a la llamada Gran escalera, que da acceso al segundo piso del patio. Se trata de una escalera de dos tramos, algo peculiar ya que en la fecha de su construcción lo normal es que las escaleras fueran de un solo tramo.

A su lado encontramos la segunda puerta llamada extra-muros que da acceso directamente al exterior del castillo. La puerta se encuentra en la planta baja de una de las torres del castillo. En su exterior esta puerta contaba con foso y puente levadizo. Se compone de dos puertas cerradas por trancas, que se deslizan en las jambas laterales de ambos portones. Además están forradas de gruesa plancha de hierro y la segunda de ellas dispone de aspilleras.

En el espacio que queda entre la primera y la segunda puerta, podemos observar en el techo, la llamada buhera o buhedera. Se trata de un hueco abierto, por donde los defensores podían echar a los atacantes toda suerte de elementos ofensivos, como piedras, aceite hirviendo, flechas etc. Esta buhera llega hasta tres plantas más arriba, hasta la terraza almenada de la torre, a donde por medio de una carrucha podrían subirse piedras u otros elementos para arrojar desde las almenas a los atacantes.

La clave del arco ojival de esta torre-puerta, tiene en su exterior esculpido el escudo de los Fernández de Heredia, siete castillos almenados. El escudo lo podremos observar en otros lugares del castillo como en las baldosas del pavimento y en el rosetón de las claves de los nervios de las bóvedas. También encontramos una de las marcas de cantero que tan habituales son en este castillo.

Continuando nuestro camino, encontraremos un pequeño pasadizo, que da acceso a una saetera sobre matacán, que tendría principalmente función de vigilancia de la torre puerta.

A su lado una sala con forma trapezoidal hace funciones de distribución de espacios. Una escalera de caracol nos lleva a unos sótanos, que servían de despensas y alacenas. En el techo otra buhera servia para introducir los alimentos en el sótano. Más fotos de los sótanos de la despensa Otra puerta de esta misma sala, da acceso a la torre del lado norte.

Una puerta en arco de medio punto desde el patio porticado, nos sirve de acceso a una gran sala de 284 m2, que por ese motivo recibe el nombre de Gran Sala. En esta sala los monjes franciscanos establecieron la iglesia, para ello derribaron la techumbre y así aumentar la altura de la sala.

Hoy día reestablecida la techumbre, en el salón podemos observar los bancos festejadores y la singularidad de una bóveda rebajada, casi a ras del pavimento, que atraviesa el espesor del muro exterior: es una cañonera o tronera con forma de cruz y orbe, lista para montar una bombarda, cuando ya en el siglo XV empieza a emplearse la pólvora en la defensa de fortalezas. Fotos de la Gran Sala

Ya prácticamente al final de nuestro recorrido en el lugar que hemos comenzado, justo al lado del vestíbulo de entrada tenemos el acceso a la capilla, a los sótanos y a la cripta de enterramiento. Por unas anchas escaleras de caracol se baja a estos grandes y austeros espacios.

En el primer sótano se aprecia la bóveda de medio cañón, formada por losas de piedras irregulares a modo de dovelas, con una fila central de piedras labradas, haciendo de claves. A intervalos regulares arcos fajones de refuerzo. Uno de los arcos del fondo es de grosor muy superior a los otros, un arco de directriz ojival, seguramente para soportar las estructuras transversales de las plantas de más arriba. Se ilumina y ventila por aspilleras abocinadas y en el muro opuesto muestra unas chimeneas en diagonal, hasta el patio, para renovación del aire.

El segundo sótano es de características similares al primero, se ilumina con tragaluces en forma de aspillera. En esta segunda planta se ve claramente la técnica constructiva del castillo, apoyándose el muro interior en la geológica muela rocosa y el lado opuesto exterior, estribando en los gruesos muros exteriores, que arrancan en la proximidades del profundo cauce del río.

Por tal circunstancia no se puede hablar propiamente de sótanos, ya que estas salas aún están por encima del nivel del río, esto se aprecia claramente en la luz natural que entra del exterior por las aspilleras.

Estos sótanos eran aprovechados para graneros, bodegas, leñeros, y sobre todo para residencia de vasallos y sus enseres en caso de asedio.

También estos sótanos han servido como criptas de enterramiento de los nobles del castillo, de los monjes, así como de algunas victimas de las guerras civiles. Los restos óseos hace años se llevaron al cementerio municipal. Una de las laudas sepulcrales puede ser vista en el zaguán de la entrada. En la bóveda una buhera (y van tres), que con toda probabilidad era el lugar por donde los cadáveres eran introducidos en el sótano.

En la torre situada en la parte superior de estos sótanos, es donde estaba situada la capilla del castillo. Destaca su bóveda y los azulejos originales del pavimento. En él podemos observar los escudos de la familia Heredia (los siete castillos) y el emblema de san vicente ferrer "fer be" (hacer el bien). También a titulo de curiosidad conviene destacar la extraordinaria resonancia que tiene esta sala y que la hace especialmente optima para conciertos de música.

Con esta sala hemos vuelto al zaguán de entrada y es hora de dar un paseo por el exterior del castillo y observar los detalles del mismo.

También es conveniente acercarnos hasta las torres de defensas situadas enfrente del castillo, ya que desde ese lugar es donde se obtienen las mejores vistas del castillo. Se puede acceder a la torres bien andando por el calvario, o en vehiculo por la parte de atrás. Desde estas torres se obtiene unas maravillosas vistas del castillo, de Mora de Rubielos y de la Colegiata, así como de las sierras que circundan el pueblo.

Ficha técnica

Fecha de realización página: 28 de Mayo de 2.004
Fecha última modificación: 25 de Mayo de 2.014

Lugares de interés de Mora de Rubielos

Glosario o Vocabulario desde este enlace puedes acceder a un vocabulario general sobre términos de arte y en especial sobre aquellos que se citan en esta página.

Nota: Los textos aquí recogidos proceden de libros, folletos, periódicos, páginas webs y folletos turísticos en los cuales no se hace mención de titularidad alguna de derechos.

No obstante destacamos la información extraída del folleto informativo del castillo en lo referente a las características del mismo y obra de Antonio Lopez-Silves (miembro de la Asociación Española de Amigos de los Castillos).

Las fotos algunas están tomadas de Internet y otras son del propio autor de la página web. En todo caso, si existe un titular de los derechos intelectuales sobre estos textos e ilustraciones, sobre cuya existencia no he sido informado, y desea que sean retiradas, basta con que me informen por medio del correo electrónico a mi dirección de e-mail.