Castillos de España
Castillo de Ponferrada


Introducción

Nombre: Castillo de Ponferrada
Ubicación: Ponferrada (León). Comunidad Autónoma de Castilla y León
Fecha de construcción: Siglo XII. Siglo XV
Originariamente levantado por la orden del Temple
Ponferrada se encuentra en el camino de Santiago, en la confluencia de los ríos Boeza y Sil
Capital de la comarca del Bierzo
Actual propietario: Ayuntamiento de Ponferrada
Declarado Bien de Interés Cultural
En 1908 el rey Alfonso XIII concede a Ponferrada el título de ciudad
Gentilicio: ponferradinos

Historia

El castillo se alza sobre un cerro con el río Sil a sus pies. Probablemente estuvo ocupado por un castro celta (poblado fortificado), y posteriormente pasaría a estar habitado por romanos y visigodos. Hacia el año 1090 el obispo de Astorga, Osmundo (obispo entre 1082-1098) ordena construir un puente sobre el río Sil, necesario para los peregrinos que marchaban por el camino de Santiago. Este puente realizado en madera, tenía refuerzos de hierro y daría nombre a la población: Pons Ferrata (puente de hierro).

La primera mención histórica del castillo es del año 1178 cuando el rey de León, Fernando II (1157-1188) otorga a la orden del temple, permiso para levantar una fortaleza junto al Pons Ferrata, con el fin de proteger el paso de los peregrinos del camino de Santiago por el puente. Estos refuerzan los muros, mejoran la antiguas estructuras romanas y delimitan el espacio del castillo, que vendría a ser el mismo que hoy ocupa. Construyen toda una serie de dependencias monacales: convento, bodegas, paneras y viviendas tipo pallozas para los sirvientes que trabajan al amparo de la orden del temple. De esta primitiva fortificación templaria solo restan algunos cimientos bajo las actuales estructuras.

El primer conflicto en que se vio inmerso el castillo de Ponferrada fue en 1196, en la guerra que mantuvieron el rey de Castilla Alfonso VIII (1158-1214) cuando atacó el Bierzo que era territorio del rey de León, Alfonso IX (1188-1230). En la guerra los caballeros templarios apoyaron al rey castellano, por ello con la victoria del leonés Alfonso IX, este les arrebatará la propiedad ponferradina a los monjes guerreros.

En 1211 el rey Alfonso IX llega a un acuerdo con el maestre del temple frey Gómez Ramírez († 1212), en virtud del cual los templarios renuncian a ciertas posesiones tomadas por el rey, a cambio del mantenimiento y la posesión de otras, una de ellas la villa y el castillo de Ponferrada que volverá a manos templarias. En 1226 los templarios fortificaran la villa y el castillo, ya que hasta ese momento las obras en el castillo no habrían pasado de una modesta fortificación.

En 1312 la orden del temple es disuelta por el papa Clemente V y manda que sus bienes pasen a manos de la orden de san Juan de Jerusalén. El último maestre de la orden del Temple en Castilla, Rodrigo Yañez intenta retorcer la orden papal y después de pasar por varias manos y varios conflictos, el castillo pasa a propiedad real en la persona del rey de Castilla y León Fernando IV (1295-1312). Desde este momento el castillo y la villa dejan de pertenecer a la orden del temple que ya está disuelta.

El castillo de Ponferrada pasa por ser una de las fortificaciones templarias mas importantes de toda la península ibérica. Pero es justo decir que la posesión templaria abarcó algo mas de un siglo y que todas las estructuras actuales son de siglos posteriores, por lo que si un templario levantara la cabeza probablemente no reconocería el castillo.

En 1340 el rey de Castilla y León Alfonso XI (1312-1350) entrega el señorío de Ponferrada a su mayordomo mayor Pedro Fernández de Castro († Algeciras-Cádiz 1343), señor de Lemos, Monforte y Sarriá, permanecerá en el linaje de los Castro hasta 1374, y serán estos quienes reconstruyan el castillo levantando una fortaleza conocida actualmente como "castillo viejo" situado en uno de los extremos del patio de armas.

A la muerte de Juana de Castro († Dueñas-Palencia 21-08-1374) hija de Pedro Fernández de Castro, se hace con la propiedad, el rey de Castilla y León Enrique II de Trastámara (1369-1379) quien se lo cederá a Pedro Enríquez de Castilla († Orense 02-05-1400) y pasará por herencia a su hijo Fadrique Enríquez de Castilla († Peñafiel-Valladolid 22-03-1430) que había sido nombrado en 1423, I duque de Arjona. Fadrique Enríquez morirá prisionero en el castillo de Peñafiel desposeído de bienes y títulos. Su paso por el castillo se manifiesta en la construcción de una torre junto al castillo viejo a la que se le llama por su título nobiliario.

En 1440 el castillo pasa a manos de Pedro Álvarez Osorio († Priaranza del Bierzo-León 1483), I conde de Lemos que ampliará el castillo viejo, levantará nuevas murallas, construirá las cinco torres principales y levantará en su interior un palacio de corte renacentista, conocido actualmente como "palacio nuevo". A partir de aquí el castillo empieza a tomar su actual configuración (siglo XV). En algunos lugares del castillo podemos ver el emblema de la familia Álvarez Osorio: la tau.

A la muerte de Pedro Álvarez Osorio, el señorío de Ponferrada se lo disputan Juana Osorio y Bazán, hija de Pedro Álvarez Osorio y de su segunda esposa María de Bazán, y el nieto bastardo de Pedro Álvarez, de nombre Rodrigo Enríquez de Osorio (II conde de Lemos). Los Reyes Católicos toman partido a favor de Juana Osorio y comienza una guerra por la posesión del castillo de Ponferrada. Rodrigo Enríquez de Osorio tomará en 1485 el castillo y sus católicas majestades después de comprar a la familia Osorio los derechos del señorío, se verán en la obligación de tomar por la fuerza el castillo en el verano de 1486, quedando en manos reales la propiedad del mismo. A cambio de la venta del señorío, los Reyes Católicos crearon el 14 de abril de 1486 para la familia de los Osorio el título de marqueses de Villafranca del Bierzo. Con los Reyes Católicos comienzan trabajos de mejora y levantarán en el castillo viejo una nueva torre del homenaje con la ayuda del alcaide de la fortaleza Juan de Torres († 1510) nombrado por los Reyes Católicos en 1487.

En 1558 el señorío recaerá en los marqueses de Villafranca, descendientes de la familia Osorio, los marqueses mantendrán la propiedad del castillo hasta el siglo XIX.

En 1811 el castillo corrió el peligro de ser destruido durante la invasión francesa ya que estuvo a punto de ser volado para evitar que las tropas pudieran hacerse fuertes en el mismo. A mediados del siglo XIX el castillo deja de tener interés militar y poco a poco se va abandonando, las piedras son vendidas para construir nuevas edificaciones y el mismo queda abandonado. En 1848 se construyen unas caballerizas con piedras del castillo, caballerizas hoy usada como oficina de turismo y unida al lienzo de la muralla por su frontal. Será a partir de 1924 cuando el castillo tome nuevo protagonismo al ser declarado Monumento Nacional. Desde 1996 y hasta hace escaso tiempo el castillo ha sido rehabilitado en su totalidad, levantando nuevas estructuras que convierten al castillo en un centro de interpretación del mundo templario.

Se han reconstruido las torres principales, se ha reconstruido "en demasía" el conocido como palacio nuevo y se han sacado a luz los restos de las pallozas que se encontraban en el patio de armas. Se han repuesto las cubiertas de algunas de las torres, se sabe por documentos históricos que las cubiertas eran a cuatro aguas y de tejas, pero en la actualidad se han querido reponer con pizarra, elemento según dicen mas acorde a las características constructivas del Bierzo.

Características

En el castillo encontramos tres espacios: el patio de armas, el conocido como castillo viejo y el conocido como palacio nuevo. El castillo adopta planta irregular, construido en mampostería y sillería. Ocupa una superficie de 8.000 m2 y dispone de cinco torres principales en los frentes menos protegidos, la parte occidental protegida por el desnivel que lleva al río Sil no dispone de torres. Un lienzo de muralla conocida como ronda del Sil protege el castillo por ese frente, el desnivel del terreno hace el resto.

Como hemos indicado las defensas del castillo que miran al río Sil son de menor entidad ya que se aprovecha el desnivel del terreno y el escarpe o talud sobre el Sil. Sin embargo en las fachadas que miran a la población y donde se encuentra la puerta de acceso se encontraba protegida por un foso, hoy en la practica desaparecido. Es además en estas fachadas donde encontramos mayor número de torres defensivas y donde los muros son mas altos e incluso dobles, son las conocidas como ronda alta y ronda baja. En estas fachadas encontramos la torre de Moclín, la torre de los Caracoles, la torre de Cabrera, la torre de Malvecino y la torre de Malpica. Desde el muro de la fachada al Sil, salía en dirección al río un lienzo murado en forma de coracha o mina que servía de protección para la recogida de agua, coracha de la que solo quedan ruinas. En el extremo de la coracha ya junto al río Sil, se levantaba una torre albarrana conocida como "cueva de la mora".

Puerta de acceso conocida como puerta del puente levadizo. Es el icono representativo del castillo de Ponferrada. La puerta principal está formada por dos torreones circulares unidos por un lienzo donde se abre un doble arco de medio punto por donde corría un rastrillo. A sus pies un puente en piedra salva el foso, en su día este puente era levadizo, de donde toma el nombre la puerta. Las torres de esta portada son cúbicas y almenadas, los merlones disponen de albardillas con adornos de bolas. En el dintel de la puerta podemos ver cincelada la tau representativa de la familia Osorio. Por encima de la puerta un matacán volado apoyado en ménsulas de modillones. En la base del matacán unas aberturas permitían echar toda clase de objetos (piedras, fuego, aceite hirviendo etc. sobre un enemigo que quisiera tomar la entrada).

Traspasada la puerta entramos en un espacio descubierto que a su vez podía estaba batida por las dos torres mas cercanas: la torre de los Caracoles y la torre de Cabrera. Las torres cilíndricas que protegen la puerta de acceso son de las conocidas como de gola abierta, es decir que por el interior que miran al castillo no están protegidas ni reforzadas por lo que difícilmente un enemigo podrían hacerse fuertes en ellas, en caso de ser tomadas.

Después de esta primera puerta había que pasar por la torre de los Caracoles donde se encontraba una segunda puerta con rastrillo en recodo con la primera, lo que hacía muy difícil maniobrar a los atacantes al tiempo que se hostigaba a estos desde las alturas.

Patio de armas La superficie que ocupa el patio de armas ha permanecido inalterado con el trascurrir de los siglos, lo mas destacable de este espacio es que en el mismo se han encontrado restos de antiguas pallozas, cabañas circulares con base de piedra y cubierta de paja o arbustos que serviría de viviendas para los servidores del castillo o para los primeros habitantes de Ponferrada. Este espacio es ideal para hacer recreaciones teatrales sobre el mundo templario y sus caballeros.

Castillo viejo Situado en uno de los extremos del patio de armas, fue mandado construir por Pedro Fernández de Castro a mediados del siglo XIV. En el castillo viejo encontramos cuatro torres conocidas como: torre del homenaje nueva o cubo nuevo, torre del duque de Arjona, torre del homenaje vieja y torre de los Reyes Católicos. Es la construcción mas antigua de las que podemos ver en la actualidad.

La torre del homenaje vieja es la mas antigua de las cuatro, de 1340, se alza con dos pisos en su interior y es de planta cuadrangular. En ella se puede ver el escudo de la familia de los Castro que ordenaron levantar el castillo viejo (seis roeles o círculos).

La segunda torre en antigüedad es la torre del duque de Arjona o cubo viejo, tiene planta semicircular y tres pisos en su interior, está fechada en la segunda mitad del siglo XIV.

La torre del homenaje nueva o cubo nuevo es de planta semicircular, construida en el siglo XV. Es visible en su interior una gran chimenea y por una torrecilla adosada a la misma se sube hasta la parte superior por una escalera de caracol. Fue mandada levantar por Pedro Álvarez de Osorio. En ella encontramos los escudos de la familia Osorio y de su esposa Beatriz de Castro en el interior de un mismo cartucho. La torre levanta 24 metros de altura.

La torre de los Reyes Católicos se levantó en el siglo XVI y está adosada a la de homenaje vieja, tiene los escudos de Juan de Torres y la heráldica de los reyes. Fue mandada levantar por Juan de Torres primer corregidor del castillo en 1487 en nombre de los Reyes Católicos. El escudo de los Reyes Católicos se identifican por el yugo y las flechas mientras que el escudo de Juan de Torres se encuentra en un nivel inferior, formado por cinco torres en aspa bajo la rueda de santa Catalina.

En el patio de este castillo viejo junto a uno de los muros encontramos en el suelo, la boca de un pozo que servía como es de suponer para el suministro de agua, ya que la coracha o mina que servía de protección para la recogida de agua del Sil todavía no se había construido.

Palacio Nuevo Levantado sobre ruinas de la anterior fortificación del siglo XII, fue levantada por Pedro Álvarez Osorio, I conde de Lemos en el siglo XV. En su parte central encontramos un patio descubierto al que se abren las distintas dependencias. Entre las dependencias que podemos encontrar tenemos la bodega (antigua capilla templaria), sala de armas, sala de hombres buenos o sala de la chimenea, sala rica etc. En la actualidad todas estas salas están dedicadas a diversos usos turísticos o expositivos.

Torre de Moclín La torre se levanta sobre estructuras de cimentación templaria del siglo XII. La actual torre es del siglo XV, mandada construir por Pedro Álvarez Osorio. Su interior se divide en tres plantas y en la actualidad alberga salas dedicadas al mundo de los templarios. En la última restauración se ha recuperado la antigua cubierta a cuatro aguas, hoy de pizarra. Es una potente torre situada en la esquina suroeste y que permite una total visión de dos lienzos de muralla.

Torre de los Caracoles o del Rastrillo Construida hacia 1440-1463 (siglo XV), mandada construir por Pedro Álvarez Osorio. Situada por detrás mismo de la puerta de entrada complementa la defensa de la misma. De planta cuadrangular y almenada dispone de dos pequeñas torrecillas circulares en las dos esquinas que miran a la puerta de entrada. Sobre el arco de la puerta podemos ver una inscripción que dice: Nisi Dominus custodierit civitatem frustra vigilat qui custodit eam “Si el Señor no protege la ciudad, en vano vigila quien la guarda”.

La puerta de entrada daba a un pequeño espacio que podía ser batido por la torre de los Caracoles o por la torre de Cabrera. Nada mas traspasar la puerta de la torre de los Caracoles encontramos en nuestro frente sobre una segunda puerta el escudo de don Fadrique Enríquez (duque de Arjona) y una inscripción con el texto: "De Arjona conde de Trastámara". Este escudo fue colocado por la familia Osorio con el objeto de aumentar su legitimidad sobre el castillo.

Torre de Cabrera De planta cuadrangular con cinco pisos en su interior, es una de las torres mas grandes y de mayor envergadura de todo el perímetro del castillo. Su nombre lo toma de la vecina comarca de La Cabrera, ya que la misma está orientada hacia ella. En ocasiones ha sido llamada como torre de la Velada (en menor medida).

Fue construida hacia 1440 por Pedro Álvarez Osorio. La torre se cubre exteriormente con una cubierta a cuatro aguas, de pizarra de reciente restauración. La torre es de gola abierta es decir no tiene muro de defensa mirando al interior del castillo, para evitar hacerse fuertes en ella, si la misma fuera tomada por el enemigo.

Torre de Malvecino Construida por Pedro Álvarez de Osorio en el último tercio del siglo XV. Torre de planta semicircular adelantada sobre la muralla. Su interior se alza con tres pisos. En sus muros se abren saeteras y troneras para la artillería de la época. Dispone de un aparatoso talud de refuerzo en la planta baja de la torre que fue realizado en tiempos de los Reyes Católicos.

Torre de Malpica Torre adelantada sobre la muralla de planta cuadrangular. Dispone de una pasarela de madera en la parte superior que comunica la torre con la muralla interior o ronda alta. Su interior se conforma en tres pisos o alturas y dispone de saeteras defensivas. Fue mandada levantar por Pedro Álvarez Osorio, I conde de Lemos en el siglo XV.

La Coracha se mantiene parcialmente en pie y solo quedan ruinas de lo que fue la antigua coracha. Una coracha es un muro de protección con un paso de ronda que bajaba desde la ronda del Sil hasta el río y que servía de protección a los encargados del abastecimiento de agua en caso de asedio. Finalizaba en una torre albarrana que además de torre defensiva permitía el acarreo del agua. Esta torre era conocida como la torre de la Mora.

Ficha técnica

Fecha de realización página: 1 de julio de 2021
Fecha última modificación:

Lugares de interés de Ponferrada

Glosario o Vocabulario desde este enlace puedes acceder a un vocabulario general sobre términos de arte y en especial sobre aquellos términos que se citan en esta página.

Sobre los contenidos

Los textos aquí recogidos proceden de libros, folletos, periódicos, páginas webs y folletos turísticos en los cuales no se hace mención de titularidad alguna de derechos. Las fotos algunas están tomadas de Internet y otras son del propio autor de la página web.

En todo caso, si existe un titular de los derechos intelectuales sobre estos textos e ilustraciones, sobre cuya existencia no he sido informado, y desea que sean retiradas, basta con que me informen por medio del correo electrónico a mi dirección de e-mail.

Página principal www.jdiezarnal.com