Casa Museo Vicente Blasco Ibañez
c/Isabel de Villena, 156

La Casa Museo de Blasco Ibañez fue inaugurada en el verano de 1997.

El Chalet de Blasco Ibañez es un magnífico ejemplo de arquitectura burguesa de principios de siglo XIX, obra del arquitecto Vicente Bochons Llorente. De toda su planta destaca la terraza con cariatides y pilares jónicos de claro historicismo neo-griego.

La playa de la Malvarrosa ha sido desde mediados del siglo XIX lugar de esparcimiento estival de los valencianos, que se desplazaban hasta ella en tartana, trenet o tranvía para tomar los baños, rigurosamente separados por sexos, o disfrutar de la brisa marina bajo la protección de entoldados y sombrajes, escenas mil veces pintadas por Joaquín Sorolla. Los más pudientes, sin embargo, se hicieron construir villas junto a la playa, en las que pasaban los calurosos meses de verano.


Esto es lo que hizo Vicente Blasco Ibáñez, el famoso novelista, quien se construyó su chalet en 1902, un edificio de tres plantas rodeado de un jardín. En su primer piso destaca la gran terraza sostenida por dos cariátides y nueve pilares de estilo jónico abierta al mar Mediterráneo. Desde ella, instalado en una soberbia mesa de mármol estilo imperio obra de Jesús Castelló escribió Blasco Ibáñez algunas de sus obras más conocidas.

La casa fue incautada por el Ayuntamiento franquista después de la Guerra Civil y utilizada por las Flechas Navales del Movimiento. El edificio cayó en desuso y fue abandonado, quedando en ruina en la década de los ochenta y siendo derribado en su totalidad. El Ayuntamiento en la década de los noventa lo ha reedificado de nueva planta respetando su fisonomía original, e instalando en él la Casa Museo de Blasco Ibáñez, que acoge retratos y esculturas del escritor y su familia, así como muebles, documentos y objetos entrañables de su vida.

En la actualidad el museo consta de tres plantas: en la planta baja el salón de actos y sala de exposiciones, en la primera planta el museo propiamente dicho y en la segunda planta el centro de investigación. Además dispone de un amplio jardín en su parte posterior.

Los fondos de este museo están integrados principalmente por el legado de Libertad Blasco-Ibáñez y Fernando Llorca Díe. Entre los fondos del museo destacan:

Retratos y esculturas de Blasco Ibáñez, de su esposa Doña María Blasco, así como de sus hijos y otros familiares muy allegados. Muebles, porcelanas valiosas, miniaturas, colecciones de grabados, documentos, fotografías, objetos tan entrañables (entre muchísimos más) como juegos de tocador, bolsos de fiesta y abanicos de la esposa y la hija de Blasco. Recuerdos de los numerosísimos viajes realizados por el incansable viajero que fue Blasco Ibáñez a casi todos los países del mundo, incluso a lugares poco frecuentados por lo exóticos e incluso peligrosos para los visitantes. Hay un espacio dedicado a los muebles procedentes de la redacción del diario El Pueblo, así como otro a todo lo relacionado con Argentina, nación que tanta impresión causó en el escritor, incluida su obra Argentina y sus grandezas. Entre los artistas representados en esta sala se encuentran, José Benlliure, Juan Antonio Benlliure, Ramón Stolz, Ricardo Verde, Cuñat, Segrelles o Antonio Ballester, Tonico ....

En la planta dedicada a centro de investigación, hay documentos relacionados con la vida de Blasco Ibáñez, manuscritos y, sobre todo, a las numerosas ediciones de sus obras (muchas de ellas ediciones príncipe), traducidas a casi todos los idiomas. Cabe destacar, también, las obras de Don Fernando Llorca Díe, director que fue de la Editorial Prometeo.

En la sección de libros se encuentran obras de autores que influyeron en Blasco, las suyas propias, como ya hemos dicho, y editados por él, y otras resultado de la influencia que el literato ejerció sobre otros autores. Es un centro dirigido de manera especial, a los estudiosos de la vida y obra del gran Vicente Blasco Ibáñez.