Iglesia del Milagro y Hospital de Sacerdotes Pobres
c/Trinquete de Caballeros, 4 y 6

En 1356 bajo el Obispado de Hugo de Fenollet (1348-1356), se creó la Cofradía de Santa María de la Catedral (Santa María de la Seu), cuyo fin era dar asistencia y ayuda a los sacerdotes pobres de la ciudad. La cofradía se puso bajo la advocación de Santa María de la Seu, titular de la Catedral. En 1394 se construyó un Hospital y una capilla dedicado a tal fin. De sus orígenes góticos apenas queda nada, ya que sufrió importantes reformas en los siglos XVII y XVIII que le dieron su actual configuración.

El Hospital de sacerdotes pobres está formado por un patio de estilo neoclásico con dos galerías porticadas y dos pisos, alrededor del cual giraban las distintas dependencias y celdas de los sacerdotes. Destaca la que ocupó el santo valenciano San Luis Bertrán (1526-1581) hasta el momento de su muerte. El claustro y las celdas tienen valiosos paneles cerámicos del siglo XVIII. El patio realizado hacia 1686 se compone en su planta baja de dos galerías porticadas. Formadas por arcos de medio punto que apoyan en grandes pilastras de piedra con decoración almohadillada. El segundo piso se resuelve mediante una galería cerrada y abierta al interior por balcones. Las dos galerías recaen una al Norte y la otra el Este, a poniente y meridión no existen galerías.

En las enjutas que forman los arcos del patio encontramos un vía crucis formado por azulejos ovalados pintados realizados en el siglo XIX.

El Hospital de Sacerdotes pobres destaca desde un punto de vista artístico por los extraordinarios paneles cerámicos que cubren los muros del patio:

• Panel cerámico conocido como Salus infirmorum (Salud de los enfermos). Situado en el tránsito entre el vestíbulo y el claustro. Formado por 154 azulejos cerámicos policromos, en el están representados un león que sostiene entre sus patas el escudo real y dos ángeles que sostienen la tiara papal. En el centro superior el anagrama de la Virgen María sostenido por dos ángeles trompeteros que llevan sobre sus cabezas una cartela que dice: Salus infirmorum.

• Sobre la pared que enfrenta el panel anterior encontramos una puerta que permite el paso a diversas estancias de la planta baja. En el dintel de la puerta podemos ver una imagen en alabastro de la Virgen de la Providencia (patrona del Hospital) de cierta similitud con la que encontramos en la puerta de acceso a la calle. Una cartela dice: "Antiquísima titulo providentiae ssmae mariae virginis imago". A ambos lados de la puerta representados en cerámica, alegorías de La Caridad y La Hospitalidad y unas cartelas sostenidas por angelillos con unos versículos alusivos a ellas. Estas se refieren a los versículos 1 y 2 de la carta a los Hebreos capitulo 13 y que dicen: "Permanezcan en el amor fraterno" (caridad) y "No se olviden de la Hospitalidad, gracias a ella hospedaron algunos, sin saberlo a ángeles" (hospitalidad).

• Junta de cofrades. Este panel cerámico representa una escena de una de las sesiones de la junta del hospital. La preside el canónigo-prior, y asisten a ella el clavario y los representantes de los brazos real y militar. Sentado aparece el secretario-escribano y asomando por el lado derecho por un lateral una sirvienta. En la parte superior el anagrama de la Virgen María y una cartela que dice: "Nobilitate sapientia pietateque magna" (Grande en Nobleza, Sabiduría y Piedad).

• Escalera que sube al piso alto del claustro. Los laterales de la escalera están chapados en cerámica, al igual que las contrahuellas. La barandilla es de hierro con pasamanos de madera. Las esquinas de los escalones se protegen con madera.

• Árbol de la Cofradía. Panel cerámico formado por 187 azulejos policromos que en forma de árbol genealógico representa a personajes importantes en la vida de la Cofradía o del Hospital. En la parte inferior izquierda la figura del rey Pedro el Ceremonioso (fundador del hospital), encima de este el papa Calixto III con reyes de Aragón y Navarra. En otro nivel superior un grupo formado por canónigos generosos, Santo Tomás de Villanueva y el Venerable Agnesio y en lo más alto el rey Carlos II y su esposa.

En el lado derecho está representado en la base el obispo de Valencia Hugo de Fenollet (fundador del hospital junto con el rey Pedro), en un nivel superior el papa Alejandro VI junto a un cardenal y a un obispo, en el siguiente nivel superior: los beatos Gaspar Bono y Nicolás Factor y los santos San Juan de Ribera y San Luis Bertrán, en lo más alto un grupo de personajes entre ellas una religiosa. En el centro que forma la copa del árbol, el anagrama de la Virgen María.

Todos los personajes llevan cartelas que identifican a los titulares o hacen alusiones a ellos. Así junto al rey Pedro el Ceremonioso un texto dice: "Ego plantavi" (Yo planté), el texto de Hugo de Fenollet dice: "Ugo rigavit" (Hugo regó). Estos dos textos hay que ponerlos en relación con la cartela que figura en lo alto del panel cerámico y que dice: "Incrementum dedit" (Dios lo hizo crecer).

A ambos lados del rey y del obispo Fenollet sendas cartelas refieren la fecha de 1356 como fecha de creación de la Cofradía de Nuestra Señora de la Seo y además que el Hospital tuvo su inicio en el año 1356 y fue terminado en 1394. Rodean el panel diversos escudos nobiliarios o de ordenes religiosas cuyos titulares han sido cofrades del Hospital o están ligados a él.

Fotografías paneles cerámicos: Paco Alcántara en La calle del Mar: sus casas y sus hombres de Juan Luis Corbín Ferrer


La iglesia tiene su acceso a través de una puerta adintelada en cuyo dintel encontramos una talla en piedra de la Virgen con el Niño, de tradición gótica con influencias francesas (mediados siglo XIV). Bajo un doselete de traza ojival, la Virgen se apoya en una ménsula también gótica con figuras grotescas. La talla que ahora vemos es una copia del original que se haya en el Museo de la Catedral. La talla se corresponde con Nuestra Señora de la Providencia, patrona del Hospital, es conocida impropiamente como Virgen del Milagro a raíz de un milagro ocurrido el 14 de agosto de 1556 y originalmente se encontraba en el centro del Altar Mayor del templo.

Traspasada la puerta nos encontramos con un vestíbulo que en realidad es uno de los tramos de la iglesia, ya que sobre este se encuentra el coro alto situado a los pies. La iglesia se conforma en una sola nave con cinco tramos, cabecera recta y capillas a los laterales. La iglesia se cubre con bóveda de cañón con lunetos al igual que las capillas laterales. La decoración interior es de un barroco contenido. En su altar mayor habitualmente se encuentra la escultura de la Dormición de la Virgen que procesiona todos los años desde esta iglesia hasta la Catedral el 15 de agosto. La actual escultura de la Dormición de la Virgen es una talla de 1940 realizada por el escultor Vicente Benedito Baró (1884-1956).

El presbiterio se decora con frescos como representación de la gloria celestial, en cuyo centro se encuentra un lienzo de la Virgen en su advocación de la Asunción elevada a los cielos.

A la derecha del vestíbulo encontramos la Capilla de la Comunión, cubierta con bóveda de cañón con lunetos y construida hacia 1686. La cabecera plana, está decorada formando un marco de azulejos que hace la función de retablo, sobre el que queda centrada una talla de la Virgen siendo coronada por la Santísima Trinidad. El zócalo de los muros laterales se adorna con grandes paneles cerámicos realizados con azulejos de Manises en el siglo XVIII con alegorías eucarísticas-marianas. Así en uno de los paneles del zócalo podemos ver una nave a vela que porta el anagrama de la Virgen María como bandera y que se dirige a una ciudad; la nave representa a la iglesia que se dirige firme a la Ciudad de Dios.

La advocación de Virgen del Milagro bajo cuyo amparo se levanta impropiamente esta iglesia, tiene su antecedente en un hecho ocurrido el 14 de agosto de 1556 víspera de la Asunción de la Virgen. En esa fecha y mientras un carpintero se encontraba montando el andamiaje en el crucero de la Catedral para celebrar las representaciones marianas que antiguamente se celebraban, tuvo la mala fortuna de coger con una cuerda una de las piernas de su hija pequeña que se encontraba jugando en el lugar. Al tirar de la cuerda elevó a su hija hasta lo alto del cimborrio y esta cayó al suelo desde considerable altura pero sin sufrir daño alguno. Este hecho se interpretó como un milagro de la Virgen y así nació su nueva advocación como Virgen del Milagro. La iglesia y Hospital de sacerdotes pobres quedó desde entonces unida a esta titularidad.

En el año 2003 el arquitecto Vicente Noguera Puchol, renovó el interior del edificio para acondicionarlo como residencia de sacerdotes de la tercera edad. En la actualidad este antiguo Hospital de sacerdotes pobres recibe el nombre de Residencia San Luis Bertrán.

En la fachada de la calle Trinquete Caballeros encontramos un panel de cerámica dedicado a la Virgen bajo la advocación de Nuestra Señora de la Consolación.

Realizado en el siglo XVIII, en la parte superior una filacteria con la leyenda: Nuestra Señora de la Consolación Año 1786. Sobre un fondo arquitectónico, resalta en el centro la imagen de la Virgen con el Niño Jesús sobre un trono de nubes. A ambos lados dos símbolos marianos: un pozo y una torre. Debajo de la Virgen dos ángeles sostienen una filacteria que dice: Ave María Purísima sin pecado concebida. La filacteria se encuentra en primer plano sobre un fondo de puertas abiertas que quiere simbolizar la entrada a los Cielos. Junto a ellas símbolos bíblicos: el olivo, el ciprés y la palmera. En las esquinas inferiores dos óvalos: uno de ellos con una ciudad amurallada y el otro con un barco (la nave de la iglesia y la Ciudad de Dios).