Raimón Gastó, Ramón Gastón o Raimundo Gastón

Sexto obispo de Valencia después de la reconquista de la ciudad por parte del rey Jaime I de Aragón. Obispo de la ciudad entre 1312 y 1348. Repobló con cristianos la población de Villar del Arzobispo y fundó el Estudio de Lectura de Teología, punto de partida del Estudi General (hoy Universidad).

La elección de Ramón Gastón sería realizada por los Canónigos de la Catedral en la camara secreta llamada reconditorio, en la Catedral de Valencia. Por aquel entonces la elección del obispo no dependía de la voluntad de Roma sino del propio cabildo catedralicio. La costumbre era reunirse en la citada camara con una candela encendida y la elección del nuevo obispo no debía prolongarse más allá de lo que tardara en consumirse la candela. A titulo de curiosidad diremos que los compromisarios que se reunieron para la elección del nuevo obispo fueron: Jaume D'Albalat, Pedro de Centelles, Ramón Gastón, Ramón de Montanyana y Arnau de Celma.

Ramón Gastón falleció en Valencia a consecuencia de la peste negra que asolaba la ciudad. Habia nacido en Milá (Lérida)

En el siglo XVIII con la reforma neoclásica que se realizó en la Catedral, su sepulcro fue enterrado bajo el suelo de la Capilla de San José, donde pasó al olvido. En 2003 un grupo de arqueologos que intervenian en la citada capilla localizaron el sepulcro y después de un largo proceso de estudio del cadaver y del sarcófago y el paso por algunas exposiciones temporales, el sarcófago con los restos del obispo han sido depositados en la Capilla del Pilar situada en la girola de la Catedral a la vista del público y no en el subsuelo.

Con anterioridad al siglo XVIII y dedicarse la capilla a San José, la capilla gótica aqui existente estaba bajo el patronazgo de San Miguel y habia sido fundada por el obispo Gastón, por lo que se tenía certeza que el sepulcro se podía encontrar en el subsuelo, ya que en el siglo XVIII era habitual enterrar los sepulcros.

El sarcófago realizado en piedra caliza, pesa 3000 kilos, tiene una longitud de 1,70 metros y una altura de 1,00 metros. Al exterior se adorna con relieves con el escudo del obispo (un toro caminando) lo que ha permitido identificar los restos. Además en uno de sus laterales vemos una serie de arcos en cuyo interior vemos distintos personajes. A los pies del obispo un perro durmiendo (simbolo de fidelidad). Sobre la tapa aparece la estatua yacente del obispo en plano inclinado, vestido de pontifical, báculo, mitra y guantes. El rostro del obispo es el mismo que figura pintado en la colección de retratos de los obispos de Valencia realizados por Juan de Juanes, por lo que se considera que la figura del sarcófago sirvió de modelo para el retrato.

En el interior del sarcófago se han encontrado el anillo del obispo y un trozo de un báculo de madera.

En el proceso de sellado definitivo del sepulcro en noviembre de 2010, se ha introducido en el interior del sepulcro un bote de cristal con unas monedas de curso legal, un escrito con la historia del descubrimiento del sarcófago y sus paseos por las distintas exposiciones, con el fin de atestiguar de cara al futuro el periplo y la identidad del difunto. El sarcófago se ha montado en el suelo, sobre dos fragmentos de contruertes de estilo gótico.