Iglesia de Santa María del Mar
Pl. del Tribunal de las Aguas, 1

El origen de la iglesia se remonta a los primeros momentos de la reconquista por parte del rey Jaime I el Conquistador. El rey conquistador tenía interés en establecer una población permanente en la costa, por ello creó en 1249 la población de "VilaNova Maris Valentiae" en el Grao de Valencia. Como toda buena población esta debía disponer de templo propio y la actual iglesia es el resultado final de esa aventura.

Su advocación primigenia era de la Asunción de Nuestra Señora, pero en 1333 ya se la nombra como Santa María del Mar de la ciudad de Valencia ("Esglesia de Santa Maria de la Mar de la ciutat de Valencia") y en 1392 como Santa María del Grao. Finalmente ha prevalecido su nombre actual de Santa María del Mar.

De la descripción de este templo antiguo, tenemos constancia por un documento gráfico de 1563, en el cual el pintor flamenco Anthoine Van den Wijngaerde muestra el aspecto del Grao de Valencia y entre las casas se puede apreciar la iglesia. De los pocos datos que tenemos, se puede inferir que se trataba de una templo de nave única de 25 metros de largo por 18 metros de ancho y que disponía de una espadaña plana situada a los pies de la iglesia.


En 15 de agosto de 1411 se produce el hecho milagroso de la llegada por mar de la imagen llamada después del Cristo del Grao, por lo que aumenta la devoción a esta imagen que obligaría con el tiempo a ampliar el templo original y construir una capilla dedicada al Cristo. Según la tradición el Cristo del Grao, conocido popularmente como el Negret, llegó frotando por el mar atado a una escalera de 33 peldaños.

En el siglo XVII se acuerda la construcción del templo de nueva planta. Comienzan las obras el dos de agosto de 1683 por la cabecera, siendo el maestro de obras Francisco Marti (Franciscus Martí). El templo crece en dirección longitudinal, no así en cuanto a anchura, ya que esta se ve limitada por la Capilla del Cristo.

Dispone de dos portadas tardobarrocas, la portada lateral recayente a la av.del Puerto está formada por dos cuerpos, el inferior aloja la puerta adintelada y en el segundo cuerpo una hornacina alberga una cruz sobre una escalera, que hace alusión a la llegada del Cristo del Grao. Vemos una lápida que dice: "Santa María del Grao 1940" que es la fecha de su restauración.

La fachada principal recayente a la plaza del Tribunal de las Aguas y situada a los pies del templo es igual en cuanto a su estructura a la abierta en el lateral. La portada se compone de dos cuerpos, el inferior aloja la puerta adintelada flanqueada por dos pilastras dobles que se alzan sobre un zócalo. El segundo cuerpo está formado por una hornacina avenerada con una imagen pétrea de Nuestra Señora de la Luz realizada en 1943. Flanquean el nicho dos pilastras con fustes en forma de escamas. La hornacina se remata por un frontón curvo y el conjunto por una serie de adornos de bolas. El estado de conservación de ambas portadas es desigual.

Detrás del Altar Mayor (trasaltar) encontramos una capilla que hace funciones de sacristía. De planta cuadrada, se cubre por un cúpula de media naranja. Destaca esta capilla por las pinturas murales realizadas con la técnica del fresco y acabadas en seco, que cubren todas sus paredes e incluso la cúpula que cubre la sala. Realizadas en 1702 por Joan Baptista Vayuco (* Valencia ca.1664 † 1706), representan diversas escenas y alegorías: motivos eucarísticos, alegorías de las virtudes, la Revelación, la Doctrina, la Trinidad, figuras evangelistas y de la patrística, todas ellas rodeadas por un mundo de ángeles, cornucopias, jarrones, guirnaldas, flores y demás ornamentación barroca propia de la época. En la parte superior de la portada podemos leer una inscripción que dice: DIE XXV MARTII ANNO. En sus muros podemos ver tres grandes lienzos enmarcados en yeserías con las tres virtudes teologales: Fe, Esperanza y Caridad. En las cuatro pilastras angulares de la sala cuatro Padres de la Iglesia: San Gregorio, San Agustín, San Jerónimo y San Alberto Magno. En la cúpula, la Gloria con la Santísima Trinidad y su corte celestial; esta apoya en cuatro trompas adornadas con frescos con los cuatro evangelistas con sus símbolos. A destacar que entre los personajes retratados figuran diversos personajes de la época, asi retrata al Papa Clemente XI (1700-1721), al arzobispo de Valencia Antonio Folch de Cardona (1700-1724) y al párroco de la iglesia Palmacio de Goya.

Hacia 1689 el cantero Antonio Borrés eleva en altura el campanario y lo finaliza pues aún no estaba terminado. De estilo barroco; el remate fue destruido en la Guerra Civil Española (1936-1939) ya que este era usado como torre de defensa con artillería antiaérea. El nombre de las campanas son: Pilarica (1955), Sant Vicent Ferrer (1940), Sant Josep (1995), Santísimo Cristo (1940) y Santa María (1940). El campanario levanta en la actualidad unos 23 metros de altura.

El actual templo es de nave única y planta de cruz latina, bóveda de cañón con lunetos, capillas laterales entre los contrafuertes y dotado de un transepto no sobresaliente en planta. En el crucero cúpula de media naranja con estrecho tambor apoyada en pechinas. Tiene interés el hecho de que aparezca en él una incipiente comunicación entre capillas. Posee una capilla en el trasaltar que fue terminada en 1702. La cúpula central del crucero se reviste al exterior de teja esmaltada en azul, sello característico de los templos valencianos del siglo XVII. Las obras fueron finalizadas en el 1736. Su interior se resuelve con una decoración de estilo neoclásico.

Capilla de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro Retablo de inspiración barroca construido en 1949 por Cardells. En el centro copia de un icono existente en la Iglesia de San Alfonso María de Ligorio de Roma, pintada por Meseguer en 1941. A la izquierda imagen del siglo XVIII de San Telmo, patrón de los navegantes. A la derecha Santa Teresita de Lisieux (del Niño Jesús). Hasta 1936 esta capilla estuvo dedicada a San Telmo y bajo la mesa del altar estuvo la pila bautismal a la que se accedía levantando una parte de la misma que era de madera, mostrando así la antigua pila.

Capilla de San Vicente Ferrer Retablo de inspiración barroca construido en 1991 por Francisco López Pardo. En el centro talla en madera realizada en 1918 por Salvador Rubio, representando a San vicente Ferrer vestido con hábito de dominico. Aparece con el dedo índice levantado como es normal en su iconografía. A la izquierda imagen de la beata Josefa María de Santa Inés de Beniganim, realizada en 1996 por Francisco Martínez Aparicio. A la derecha beata Josefa Naval Girbés, obra realizada por Francisco Martínez Aparicio en 1996.

Capilla del Sagrado Corazón de Jesús Retablo de inspiración neoclásica realizado después de la Guerra Civil Española. En el centro imagen del Sagrado Corazón de Jesús, realizada en madera en 1941 por Carlos Román y V. Salvador. A la izquierda imagen de Nuestra Señora de Fátima, obra de Carlos Román de 1959. También en la izquierda una talla de San Judas Tadeo tallada en 1993 por Federico Esteve Defés. A la derecha imagen de San Pancracio, abogado del trabajo.

Capilla de la Inmaculada Ocupando el centro de la hornacina, escultura de la Virgen, obra de Carmelo Vicent. A ambos lados escultura de Santa Teresa de Jesús y San Antonio Abad.

Capilla del Santísimo Cristo del Grao En la parte superior de la capilla una inscripción dice: SEMBRANDT LA PIETAT I PAU A NOSTRA PLATJA ARRIBARES ALS TEUS FILLS NO DESAMPARES SANTISSIM CRISTO DEL GRAO. Central el retablo, la talla gótica fechada en el siglo XV del Santísimo Cristo del Grao. La imagen fue resguarda durante la Guerra Civil de 1936 en el Ayuntamiento de Valencia, lo que evitó que pudiera ser destruida, al finalizar la guerra la imagen fue devuelta a su iglesia en 2 de mayo de 1940. Otra salida que tuvo el Cristo del Grao fue durante la Guerra de la Independencia de 1808 en que fue trasladado a la isla de Ibiza a salvo de las tropas francesas.

En 1858 se colocó un reloj en la torre campanario. Tanto la nave central como la capilla del Cristo han sufrido varias reformas en todo tiempo, especialmente tras la Guerra de la Independencia (1808) y la Guerra Civil Española (1936).

Adosado al muro exterior del templo encontramos una fuente pintada en verde chillón. La misma fue colocada en este lugar en 1859 con el legado efectuado por don Dionisio Bello. La misma proporcionaba agua potable al Grao en una época en que la única forma de abastecerse de agua era mediante pozos excavados en el suelo. En la misma un niño está sentado sobre una concha marina, mientras cabalga a lomos de un gran pez de cuya boca surge el agua que se derrama en una taza también con forma de concha marina.

Una inscripción situada encima de la fuente dice: Aguas del Turia derrama esta fuente por los esfuerzos del municipio de Valencia. La cooperación del de esta villa y el legado de 80.000 reales de Don Dionisio Bello. 3 mayo 1859.

Otra placa colocada en el año 1999 dice: 750 Aniversari. El rei En Jaume I, el conqueridor, alorga, al lloc, i llogarencs de l'actual GRAU, el nom de Ville Nove Maris Valentiae i nombrosos privilegis el 27 de maig de l'any 1249. 1249-1999.

En la fachada recayente a la Av.del Puerto un panel de azulejos a tonos de "socarrats" dice en valenciano: 1411-2011. En conmemoración del 600 aniversario de la llegada del Santísimo Cristo del Grao y la visita de la Virgen de los Desamparados. Grao-Valencia 1-5-2011. Muy Ilustre Hermandad del Santísimo Cristo del Grao.