Personajes valencianos
Ignacio Pinazo Camarlench

De profesión pintor. Nace en la calle Morverdre (hoy Sagunto) de Valencia el 11 de enero de 1849 y fallece en Godella (Valencia) el 19 de octubre de 1916 a consecuencia de un ataque de asma. Bautizado en la Iglesia de San Salvador como Ignacio Salvador Pinazo Camarlench. Hijo de Ignacio Pinazo y Esperanza Camarlench. En 1856 muere su madre en una epidemia de cólera y su padre contrae inmediatamente nuevas nupcias con Elena Sanmartín con la que tiene dos hijos, sumando un total de seis hermanos, dos de ellos hermanastros.

Realiza sus primeros estudios en las Escuelas Pías de Valencia (Escolapios) y más tarde con diez años con el maestro vocacional Martín Colon, pero bien pronto tiene que ponerse a trabajar desempeñando los mas variopintos oficios: panadero, platero, aprendiz de dorador, pintor de cerámica, de abanicos y sombrerero.

En 1864 se matricula en las clases nocturnas gratuitas de Dibujo al Natural y de Colorido y Composición que imparte el profesor José Fernández Olmos en la Academia de Bellas Artes de San Carlos de Valencia, sita entonces en el Convento del Carmen. Al finalizar el curso obtiene un segundo accésit en la clase de Dibujo de Natural y el primero en la de Colorido y Composición

En 1865 muere su padre y su madastra con pocos días de diferencia en otra epidemia de cólera, su abuelo Vicente Camarlench se hace cargo de los hijos del matrimonio. Consciente de la valía de su nieto, adecenta un pequeño estudio en el hogar familiar, donde Ignacio realizará sus primeros trabajos de pintura.

En sus inicios recibe influencias del pintor Francisco Domingo Marqués. Su primer trabajo será en 1870 con un óleo titulado Santa Mónica, para la parroquia del Salvador y Santa Mónica de Valencia, pero al párroco no le gusta y el cuadro será enviado a la Exposición Regional de Barcelona de 1873 con el titulo de "La Caridad", y que hoy día se conserva en el Museo de Arte Moderno de Barcelona.

En 1871 gana una Medalla de Plata por unos estudios en la Exposición de la Sociedad de Amigos del País de Valencia. En este mismo año se presenta a la Exposición Nacional de Pintura sin obtener ningún galardón.

En 1872 se presenta a las oposiciones de la Diputación de Valencia para obtener un beca como pensionado en Roma. Para ello pinta la obra "El Cardenal Adriano obispo de Utrech recibiendo a los agermanados en el Palacio de Vilaragut" pero no consigue plaza pues queda en quinto lugar, por lo que a finales de 1873 viaja por cuenta propia acompañado de su amigo el pintor José Miralles Darmanin. En Roma conocerá a Mariano Fortuny y después de siete meses regresará a Valencia con un considerable bagaje pictórico.

En marzo de 1876 gana una de las plazas de la Diputación de Valencia como pensionado en Roma con la obra El Desembarco de Francisco I en el Puerto de Valencia después de la batalla de Pavía. Se casa el 17 de noviembre con Teresa Martínez Monfort en la Parroquia del Salvador y Santa Mónica y se traslada a Italia donde residirá hasta el año 1881. En Roma acude a clases de dibujo en la Academia Gigi.

En esta ciudad nace su primer hijo José Pinazo Martínez (1879), viaja por Nápoles y Venecia. De esta época son sus obras tituladas Los últimos momentos de Jaime I. De esta última realiza dos versiones una para la Diputación de Valencia y otra para la Exposición General de Bellas Artes de Madrid de 1881, en donde se alza con la medalla de segunda clase. Este lienzo se conserva en el Museo de Bellas Artes de Zaragoza. Otros cuadros de este periodo realizados para la Diputación son: El guardavías, Juegos Icarios, Baco Niño (1879), Un fauno y Las hijas del Cid (1879). La temática de su pintura abarca en este momento temas históricos, clásicos y de género.

En 1881 regresa a Valencia y al año siguiente presenta en la Exposición Nacional de Pintura de 1882 un lienzo titulado "La muerte de Jaime I y la entrega de su espada a su hijo el príncipe Pedro", versión distinta a la que pintó en Roma con la misma temática.

En 30 de abril de 1883 nace su segundo hijo, Ignacio Pinazo Martínez (1883-1970). Es nombrado Presidente de la Sección de Bellas Artes del Ateneo de Valencia. En 1884 a propuesta de José Fernández Olmos (su antiguo profesor) es nombrado profesor auxiliar de las clases de colorido y composición en la Escuela de Bellas Artes de San Carlos. Durante todo este periodo su vida profesional y familiar va enriqueciéndose con el tiempo. El nuevo párroco de la iglesia de Santa Mónica le encarga una nueva versión del primer lienzo de 1870.

En 1885 tiene lugar otra epidemia de cólera en Valencia y temoroso de la epidemia, su madre primero y su padre y madastra después habían muerto de esta enfermedad pide a José Jaumandreu retirarse a vivir a la villa que el industrial tiene en Bétera y así estar alejado de la ciudad. Experto en diversos géneros, se decanta por los paisajes y los retratos, en esta faceta destacamos la serie pintada en 1885 para la familia Jaumandreu que llevan por titulo: La primavera, El verano, El otoño y El invierno y diversos paisajes de Villa María en Bétera propiedad de José Jaumandreu. También pinta en 1889 una serie de cuatro lienzos para el Café El León de Oro, hoy depositados en el Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí, que llevan por título: El carnaval en la Alameda, Conversación en la serre, Bella herida por Cupido y El cuento de las cabritas.

Realiza incursiones en cuadros de temática religiosa como el Cristo Yacente del Colegio del Patriarca, obras de temática costumbrista como "Carnaval en la Alameda de Valencia", desnudos, escenas familiares y escenas de vida cotidiana.

En 1885 compra una casa en Godella (c/Pintor Pinazo, 31), que con el tiempo se convertirá en su residencia habitual y a la postre el lugar donde fallecería. Desde el momento en que se establece en Godella, sus preferencias cambian y se dedica a los paisajes y temas costumbristas. También se dedica a la labor de decorador de grandes mansiones (Palacio de los Fontanals de Valencia) y retratos de personalidades de la burguesía valenciana.

En 1895 gana la medalla de segunda clase de la Exposición Nacional de Madrid con el Retrato del coronel de caballería Nicanor Picó. En 1896 es nombrado académico de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos de Valencia y en 1903 de la de San Fernando en Madrid. En 1897 se le otorga medalla de oro por el retrato de José Mellado Chapa fechado en 1896. En 1899 Medalla de Oro en la Exposición Nacional con el retrato de su hijo Ignacio titulado "La lección de memoria" fechado en 1898.

El 1 de diciembre de 1903 se le concede plaza de profesor auxiliar numerario de Dibujo artístico en la Escuela Superior de Artes y Oficios de Madrid, cargo que ocuparía hasta el momento de su muerte. Con este cargo se ve obligado a realizar frecuentes viajes a Madrid, allí pintará un cuadro de "Alfonso XIII de cadete", "Romero Robledo" y El conde de Guaki.

Aduciendo problemas de salud abandona la docencia y se establece definitivamente en Godella. En lo que será su última etapa de su vida, pinta para sí, con una técnica pictórica muy personal y particular. Es el momento de la pincelada suelta y alegre, escenas de paisajes de su Godella. Se aproxima a la técnica del impresionismo.

En 1912 el Ayuntamiento de Valencia, le concede el honor de poner su nombre a una de las calles de Valencia. En este mismo año se le concede Medalla de Honor en la Exposición Nacional de Bellas Artes de Madrid.

Muere en 1916 en su casa de Godella. Ignacio Pinazo Camarlench tiene levantada una estatua en su honor en los jardines del Palacio de Justicia en el inicio de la calle Colón.

Galería Pictórica