Salón de Racionistas - c/Blanquerías, 15

El Salón de Racionistas era un local dependiente de la Gran Asociación de Beneficencia domiciliaria de Nuestra Señora de los Desamparados, donde se hacía el reparto de raciones de comida a los pobres y necesitados. La Gran Asociación de Beneficencia fue fundada el 3 de noviembre de 1853 por José Vicente Fillol Soriano (* Valencia 1808 † Valencia 09-01-1876). Tenía como fines la ayuda a los necesitados (beneficencia pública y domiciliaria), la educación de la infancia y la juventud y la extinción del oficio de mendigo.

La Gran Asociación tuvo su primera sede en la Casa de la Penitencia situada en la plaza del mismo nombre y más tarde conocida como plaza de la Libertad, hoy desaparecida. Esta casa era la antigua cárcel del Santo Oficio. Desde prácticamente el comienzo de la actividad el reparto de raciones de comida era habitual, pero este reparto se hacía en los locales del Palacio Arzobispal. Será en 1854 cuando se formalice la Sección de Racionistas y ejerza su obra caritativa de forma oficial.

Sobre unos terrenos donados por Gabriela Forquet Moltó situados detrás del antiguo Convento del Carmen, se construye la nueva sede social y Colegio que al día de hoy sigue en funcionamiento. Son inaugurados los nuevos locales el 16 de mayo de 1867.

En 1886 José María Mayáns Mayáns (* Oliva 01-07-1810 † Valencia 24-01-1893), VI conde Trigona como presidente de la Gran Asociación Domiciliaria de Nuestra Señora de los Desamparados (1875-1893), se hace cargo del proyecto de construcción de un nuevo local para el reparto de raciones de comida, de donde toma el nombre el edificio. Este local se levantará junto al Colegio de la Gran Asociación en la calle Padre Huérfanos pero con fachada a la calle Blanquerías.

La construcción del local o Salón de Racionistas es encargado al arquitecto Joaquín María Arnau Miramón, construido en 1886 en estilo ecléctico e inaugurado en 1887. Extinguida la obra de reparto de raciones, actualmente está integrado en un colegio de titularidad privada (Colegio Gran Asociación) como Sala de Deportes.

Tras la fachada, de ladrillo visto rematada con arcada de medio punto, se encuentra el Salón, de planta rectangular y cubierto con tejas apoyadas en cerchas metálicas que adopta forma abovedada y contrafuertes de obra. Sobre la portada de la calle un tondo realizado en piedra con la figura de la Virgen de los Desamparados, patrona de la Institución y dos fechas: 1853-87.

Es uno de los primeros ejemplos de uso del hierro laminado en la construcción valenciana y su arquitectura, ecléctica e historicista, responde a criterios próximos al racionalismo constructivo del siglo XIX. Sobre el dintel de la puerta, una inscripción en hierro dice: Gran Asociación de Beneficencia de Nª Sª de los Desamparados.