Jardines de Monforte
c/Monforte

Los Jardines de Monforte se encuentran en la calle Monforte, muy cerca de La Alameda y de los Jardines del Real.

Sorprende este jardín por su tranquilidad y quietud, dado que está en uno de los puntos de circulación mas densos de Valencia. Este jardín es lugar de retiro para mucha gente que desea relajarse por sus jardines, leer un buen libro o estar a la sombra de sus árboles.

El artístico trazado de este jardín, de corte neoclásico; la abundancia de estatuas de mármol que lo adornan, en número de treinta y tres; la serie de estanques y surtidores, detalles arquitectónicos y el mismo pabellón de descanso justifican plenamente su condición oficial de "jardín artístico", declarado como tal por decreto de 30 de mayo de 1941.

Con motivo de la declaración oficial de jardín artístico, fue encomendada su restauración a Javier Winthuysen, llevada a cabo por el jardinero mayor municipal Ramón Peris, y a cargo del Ayuntamiento de Valencia.


Los jardines de Monforte se pueden estructurar en tres partes para su fácil comprensión, el pabellón de descanso o palacete, dos pequeños jardines de tipo privado o intimista que flanquean el edificio, uno a cada lado de sus fachadas interiores y la tercera parte los jardines propiamente dichos que ocupan la mayor extensión del terreno.

El origen de los jardines se remonta a un huerto situado extramuros de la ciudad propiedad de don José Vich, barón de Llaurí. El 3 de agosto de 1849 es vendido a don Juan Bautista Romero Almenar marqués de San Juan.

Este gran patricio valenciano invirtió sumas considerables en la plantación y ornato de este jardín, que competía en hermosura con el cercano "Hort de les freses" y el de Ripalda, ambos desaparecidos, y que tan grata hacían la llamada "Volta del Rossinyol". El marqués de San Juan sería quien a la postre construiría el pabellón de descanso y lo utilizaría como casa de recreo y esparcimiento.

El diseño del jardín fue encargado al arquitecto valenciano Sebastián Monleón Estellés (1815-1878), autor de la Plaza de Toros, y para 1859 las obras ya estaban acabadas.

A la muerte en 1872 de su propietario, hereda la propiedad la sobrina de su esposa, doña Josefa Sancho Cortés casada con don Joaquín Monforte Parrés de quien toma su actual nombre los jardines. En 1971 el Ayuntamiento de Valencia adquiere la propiedad del mismo, aunque ya en 1941 había sido declarado Jardín Artístico Nacional. En la actualidad es gestionado por la Fundación Pública Municipal de Parques y Jardines Singulares.

El actual Jardín tiene dos entradas, la secundaria que se realiza por una puerta abierta en el muro que rodea todo el perímetro y que se encuentra en la Pl.de la Legión Española y la entrada que dispone el pabellón de recreo en la calle Monforte, que habitualmente solo se abre para ocasiones o eventos (principalmente bodas civiles). La entrada del público a los jardines se realiza por una entrada lateral abierta en la fachada principal del palacete de recreo sin que sea necesario pasar por el interior del mismo.

El pabellón de recreo es un sencillo edificio de finales del siglo XIX de estilo academicista francés de planta rectangular, dos pisos y terraza, con una pequeña linterna octogonal en el centro de la misma. La fachada principal que recae a uno de los pequeños jardines tiene una gran balconada. Como hemos dicho el palacete es obra de Sebastian Monleón.

En consonancia con el carácter señorial del jardín se conserva este pabellón de recreo, especie de palacete construido a iniciativa del propio Marqués de San Juan, y cuya puerta era paso obligado, y único, al jardín. A la izquierda del zaguán una escalinata cuyas paredes se decoran con nueve figuras femeninas pintadas al temple y otros tantos medallones con amorcillos, conduce al piso principal, con varias estancias en torno a una central, porticada en estilo neopalladiano, cubierta con bóveda octogonal sobre pechinas, en cuyos segmentos aparecen pintadas diversas alegorías. Desde los balcones de este piso o desde la terraza abalaustrada se contemplan interesantes panorámicas de tan suntuoso jardín.

El pabellón de recreo se utiliza actualmente para la celebración de las bodas civiles con la intención de dar mayor boato a este tipo de celebraciones. Así mismo sus jardines son aprovechados por los novios para el ritual de las fotos, dada la gran belleza de los jardines.

De los dos pequeños jardines intimistas que tiene alrededor el pabellón destacamos el primero, que enfrenta a la fachada principal y que se caracteriza por un espacio cerrado por un pequeño muro de escasa altura en cuyo centro encontramos una alberca rodeada por un pequeña verja de hierro con un surtidor en el centro. Una sencilla portada formada por un arco de medio punto, adornada con dos dragones o grifos y a la que se accede por una pequeña escalera que salva el desnivel del terreno, permite el paso a los jardines. A este lugar se le suele denominar Glorieta de los Arcos.

En este espacio destacamos dos conjuntos escultóricos, situados a ambos lados de la escalera, uno de ellos representa a un grupo de niños jugando con un delfín y el otro grupo, otros niños tocando una caracola.

En la parte superior del pequeño muro a la altura de la portada encontramos dos conjuntos escultóricos que representan a unos amorcillos jugando con una oveja o cabra y el otro a otros amorcillos jugando con un perro. Dos estatuas de bulto redondo completan el conjunto, una de ellas representa al Dios Baco y la otra al Dios Mercurio. También se les conoce como Hermes y Dionisios.

Nada mas traspasar esta portada nos encontramos una pequeña alberca en cuyo centro encontramos a un niño cabalgando sobre un cisne. Nos encontramos ya en los amplios jardines.

Es aquí donde la vegetación adquiere exuberancias y efectos de jardín paisajístico en torno a un montículo artificial rodeado de añosos pinos, y en donde las magnolias, el laurel y el exótico ginobiloba reflejan sus frondosidades sobre la tersura cristalina del agua remansada en el gran estanque o lago artificial, de mas de 20 metros de diámetro y cuyo brocal forma ocho agallones con surtidores en éstos y en el centro. Las grutas que encierra este montículo, los senderos y pasadizos rústicos confieren cierto carácter romántico a este bosquete.

El segundo de los jardines que llamamos intimistas y situado en otro de los lados de la casa es de forma semicircular y llama la atención por la existencia de una portada formada sencillamente por las dos jambas sin dintel rematadas por jarrones, y en cuyos lados encontramos dos esculturas de dos leones similares a los que dispone el Congreso de los Diputados de Madrid.

En el muro de la casa, flanqueando la puerta de acceso al jardín, dos hornacinas abiertas en el muro albergan dos esculturas femeninas realizadas en mármol.

Los leones de piedra blanca de Colmenar (Madrid), son obra de José Bellver Collazos (Ávila 1824-Madrid 1869) y fueron realizados hacia 1850 para la escalinata del Congreso de los Diputados en Madrid, donde no llegaron a colocarse nunca, sino otros de bronce de Ponciano Ponzano, ya que en su momento se consideró que estos eran pequeños para el citado edificio. En 1864 Juan Bautista Romero los adquirió en Madrid y se los trajo para su palacio valenciano donde quedan ubicados desde entonces.

Rodeando la zona encontramos un barandal de hierro donde descansan ocho bustos sobre pequeños pedestales que representan a distintos filósofos, escritores y poetas.


Traspasada esta portada accedemos a los amplios jardines de cuidada traza geométrica en cuyo centro encontramos una gran fuente rodeada por una verja en cuyo centro hay un pedestal con cuatro caños de donde brota el agua y encima de este un conjunto formado por las ninfas Dafnis y Cloe. Este conjunto suele ser el icono preferido para representar la imagen corporativa de los Jardines de Monforte.

Alrededor de esta fuente encontramos cuatro figuras femeninas sobre pedestal que representan a los cuatro continentes, America, Asia, Europa y África. Estas cuatro figuras son replicas exactas de las que se encuentran en los Jardines de Parcent. En esta zona es donde encontramos la mayoría de las esculturas que posee el jardín y contrasta con la otra zona ajardinada, ya que en este lugar se concentra una vegetación arreglada según el gusto francés de jardines geométricos, en contraposición al resto del jardín en donde destacan los árboles y la vegetación un poco más salvaje.

En definitiva sus casi once mil metros cuadrados de vegetación, protegidos por un alto muro perimetral crean un reposado ambiente en su interior, que invita a prolongar la estancia. La enumeración de las distintas clases de árboles, arbustos y flores seria extensísima y no es aquí el sitio para ello, pero conste que estos jardines son unos de los mas bonitos y seguramente el más tranquilo y placentero que tiene la ciudad de Valencia.