Palacio de los Condes de Oliva
c/Caballeros, 33

Árbol genealógico de los Condes de Oliva

También conocido como Palacio de los de Daya Nueva ya que es residencia de la familia Dasí, condes de Daya Nueva. Vicente Dasí Puigmoltó de la familia de los Marqueses de Dos Aguas fue nombrado en 1892 como I conde de Daya Nueva (población situada al sur de la provincia de Alicante).

El palacio ha pasado por distintas manos desde su primer propietario la familia Centelles. En 1548 Magdalena de Centelles y Cardona contrajo matrimonio con Carlos Borja y Castro, duque de Gandia y descendiente de la familia Borja, el hijo de ambos Francisco de Borja Centelles ostentaría la titularidad del palacio desde 1595 con el apellido Borja y más adelante sus sucesores con el linaje, de los Benavente y de los Osuna. A finales del siglo XVII el palacio es vendido a Miguel Catalá de Ceveiro y por vía matrimonial, sus descendientes los condes de Cirat ostentarían la titularidad del palacio hasta 1821. En 1858 consta como propietario del inmueble don Vicente Dasí LLuesma, VI marqués de Dos de Aguas.

De origen gótico (siglo XV) fue residencia de la poderosa familia de los Centelles, condes de Oliva. Es uno de los palacios más antiguos y de más alcurnia de la ciudad. Fue mandado construir por Serafín Centelles y Urrea (1460-1536) II conde de Oliva como residencia familiar en la capital del Reino. Ya antes hay constancia que en 1388 Rodrigo Diego y Raimundeta de Vilanova, señores de Artana venden a Raimundeta de Riusec curadora de Pedro Centelles señor de Nules, un inmueble en el lugar donde se levanta este palacio. La elevación del señorío de Oliva a la categoria condal en 1449 es lo que motivaría que la vieja casa de los señores de Oliva fuera reformada acorde a su nueva categoría nobiliaria.

En 1603 se abre desde el palacio una tribuna con vista al Altar Mayor de la Iglesia de San Nicolás que permitía el seguimiento de los oficios dívínos desde la casa, todo un privilegio de la época. En el momento que la titularidad del palacio dejó de estar en manos de los condes de Oliva, la tribuna fue anulada. En el siglo XVIII se realizaron reformas en la casa pues la familia Borja la usó como lugar de residencia en detrimento de su palacio de la plaza de San Lorenzo. Entre 1860 y 1891 don Vicente Dasí efectuaría importantes reformas.


A finales del siglo XIX en 1897, Vicente Dasí Puigmoltó hijo del VI marqués de Dos Aguas realizó una gran transformación debido a la mano del arquitecto José María Cortina Pérez, se modificaron las fachadas y se hizo desaparecer su aspecto gótico original a excepción de algunos elementos del patio interior. De esta época conserva sus grandes arcos carpanales y la escalera de acceso al piso principal. Sobre la portada de acceso podemos ver un gran escudo con las armas de los Condes de Cirat.

Si traspasamos su puerta entramos en un pequeño zaguán en cuyo techo encontramos un conjunto de bovedillas estilo renacentista realizadas en yeso. En este lugar encontramos una gran verja de hierro que cierra el paso y que da acceso al patio descubierto, a partir del cual se estructura toda la vivienda. Así destacamos sus grandes arcos carpanales en piedra y el pozo de piedra tan propio de los palacios góticos valencianos. Al patio interior recaen distintos vanos o balcones y un pasillo cerrado por una cristalera de colores.

En su interior en el descansillo de una de las escaleras, podemos encontrar el escudo en madera de la familia Dasí con la corona condal: "tres conchas de oro bien ordenadas sobre campo azul".

Del interior citaremos el nombre de algunos de los salones que componen la vivienda: salón gótico, salón isabelino, salón Luis XV, salón de baile de estilo imperio, salón azul con una gran chimenea y un extraordinario artesonado policromado perteneciente a la edificación gótica original.

El edificio consta de planta baja, semisótano, entresuelo y dos pisos altos. La fachada principal es de corte clasicista y academicista, incorporando frontones clásicos sobre los grandes vanos de los balcones del piso principal.

Por este palacio pasaron personajes de la talla de doña Germana de Foix esposa del duque de Calabria y virrey de Valencia, y más recientemente el almirante Carrero Blanco, el entonces Príncipe de Asturias y después rey de España don Juan Carlos I, su hermano Alfonso y su padre don Juan, amén de otros famosos personajes.

De la familia de los Centelles cabe recordar el enfrentamiento que tuvieron con la familia Vilaragut en el siglo XV, hasta el punto que tuvo que intervenir personalmente San Vicente Ferrer en las disputas que mantuvieron ambas poderosas familias.

Por último convendría añadir el estado de abandono y desidia que sufre el palacio por su aspecto externo que desmerece el conjunto de lo que fue uno de los palacios más rancios de toda Valencia. En origen este palacio era mucho más grande pero a raíz de las reformas de finales del siglo XIX una parte del mismo fue derribado y en su lugar se construyeron nuevos edificios que nada tienen que ver el palacio.