Personajes valencianos
San Vicente Ferrer
Patrón de la Comunidad Valenciana
(Antiguo Reino de Valencia)

Vicente Ferrer Miquel nace en la ciudad de Valencia el 23 de enero de 1350, concretamente en la calle del Mar, en el lugar donde hoy se levanta su casa natalicia. Su padre era el notario Guillermo Ferrer y su madre Constanza Miguel natural del Jijona (Alicante). Tuvo varios hermanos y hermanas, entre los cuales cabe recordar a fray Bonifacio Ferrer. Fue bautizado en la Iglesia de San Esteban de nuestra ciudad. Con tan sólo 16 años (1367) ingresa en la Orden de los Dominicos del cercano Convento de Santo Domingo y a los 18 pronuncia su primeros votos (1368).

Ese mismo año es enviado a cursar estudios de Lógica en el "Estudi General" de Barcelona (lo que hoy sería la Universidad). Entre 1370 y 1372 dio clases de esta misma asignatura en el "Estudi General" de Lérida, al mismo tiempo que continuaba diversos estudios entre ellos los de Naturales. Entre 1372 y 1376 estudia nuevamente en Barcelona Sagrada Escritura, Lógica, Filosofía y Teología, para continuar posteriormente estudios en Toulouse. Se dice que llegó a aprenderse la Biblia de memoria. Aprendió hebreo y latín.

De regreso a Valencia es elegido en 1379 prior del Convento de los Dominicos, pero renunció a dicho cargo al año siguiente. En 1380 escribe el tratado "Tractatus de Moderno Schismate", en el cual recoge sus ideas sobre la legitimidad del papa Clemente VII (antipapa) en su sede de Avigñón.

Entre 1380 y 1390 es encargado de diversas misiones diplomáticas encomendadas tanto por Benedicto XIII (el Papa Luna) como por el rey de Aragón Juan I. Durante este periodo de tiempo dedica además su tiempo en la predicación, compartiendo las ideas del entonces Papa Luna (que luego sería declarado antipapa). Viaja principalmente por el sur de Francia y norte de Italia.

Entre 1385 y 1390 también da clases de Teología en la Catedral de Valencia. Concretamente imparte clases en lo que hoy es la Sala Capitular; además la Catedral guarda memoria de su presencia con un púlpito donde según la tradición San Vicente Ferrer predicaba a los fieles. En 1390 renuncia a su cátedra en la Catedral, en 1392 es nombrado confesor de la reina Violante, esposa del rey de Aragón Juan I.

En 1395 es llamado por el Papa Luna a la corte de Avignón, donde pasará dos años como confesor del Papa, capellán y penitenciario apostólico. En 1398 y mientras residía en el Convento dominico de Avignón, se encuentra enfermo y al borde la muerte; en este trance tiene un sueño donde Cristo en compañía de Santo Domingo de Guzmán y San Francisco de Asís le encarga ir por el mundo a predicar el Evangelio y se cura de su enfermedad. Se cuenta que Jesucristo le tocó con su mano derecha una de sus mejillas y al instante sanó de la enfermedad. Desde entonces se dice que siempre que el santo se enardecía en el púlpito se le veían claramente las señales de los dedos de Jesucristo en sus mejillas.

Envuelto en la pugna establecida con el Cisma de Occidente de la Iglesia Católica, en un principio apoyará a Pedro de Luna (futuro Benedicto XIII) pero más tarde lo abandonará y apoyará a Martín V en 1416, papa con el cual acabará el conocido como Cisma de Occidente. Los motivos de su cambio de opinión no se saben pero este sinsabor de tener el alma dividida será uno de los principales problemas con los que tendría que enfrentarse el resto de su vida.

En 1399 consta que su labor principal es la predicación itinerante, para entonces ya se había desligado del Papa Luna, y predica contra los infieles en la entonces todavía musulmana Granada, y contra los herejes en Suiza, Holanda, Francia e Italia (Provenza, Arlés, Marsella, El Delfinado, Saboya, Piamonte, Ginebra, Lyon, Friburgo, San Remo, Génova, Savona etc.). Sus sermones eran tomados por escrito y a partir de ellos se realizaban copias y posteriormente con la imprenta el número de ejemplares se multiplicaron rápidamente. En España predica en Gerona, Vic, Manresa, Lérida (1409), Barcelona, Tarragona, Montblanch, Tortosa (1410), Morella, Catí, San Mateo, Valencia (1410), Teulada, Denia, Liria, Albaida, Játiva, Alcoy, Orihuela, Murcia, Lorca, Chinchilla (1411), Albacete, Toledo, Valladolid, Tordesillas, Medina de Rioseco (1412), Zamora, Salamanca (1412), Segovia, Plasencia etc. Viajaba siempre a pie por todos los lugares, sin bagaje ni dinero y allí por donde pasaba obraba milagros y sus consejos eran tenidos en cuenta. Son conocidos innumerables milagros de sus manos y de ellos se guardan relación (hasta 980 hay constatados). Al santo se le suele representar con el dedo índice de su mano derecha levantado, ya que según la tradición con ese gesto era capaz de obrar milagros.

Al Santo también se le representa con una filacteria sobre su cabeza con la frase "Timete Deum" o "Timete Deum et date illi honorem" que podría traducirse como Temed a Dios y dadle gloria. En realidad la frase está tomada del Apocalipsis de San Juan y es un texto mucho mas largo, pero San Vicente la solía usar en sus sermones para convertir a los musulmanes.

Hacia 1407 escribe su Tratado de la Vida espiritual, obra por la que es más conocido en el ámbito cultural.

En 1412 es llamado por los representantes de la Corona de Aragón para que acuda al Compromiso de Caspe en representación del Reino de Valencia, con el fin de elegir un nuevo rey, San Vicente se decanta por Fernando de Antequera, infante de Castilla y esto hace que el resto de los compromisarios le sigan en su elección, ya que nuestro santo gozaba de gran prestigio en toda la Corona de Aragón. Junto con San Vicente Ferrer, acuden en representación del Reino de Valencia, su hermano fray Bonifacio Ferrer y el noble Giner Rabasa que más tarde sería sustituido por Pedro Bertrán.

En 1410 había fallecido sin sucesión el rey de Aragón Martín el Humano. Varios pretendientes rivalizaban por ser el nuevo Rey, se eligieron nueve compromisarios, tres por el Reino de Aragón, tres por el Reino de Valencia y tres por el Condado de Barcelona. De entre los pretendientes los dos que más opciones tenían era Jaime conde de Urgell y Fernando de Antequera. Salió elegido Fernando de Antequera por amplia mayoría de votos.

Finalizado el Compromiso de Caspe continua con su labor predicadora por la Corona de Aragón, predica en Alcañiz (1412), Castellón, Lucena, Lérida, Balaguer, Sagunto (1412), Valencia (1413), San Mateo, Morella, Tortosa (1414), Mallorca (1413), Tamarit (1414), Daroca (1414), Graus (1415) y un largo etc. En Tortosa participa en la conocida como Disputa de Tortosa y escribe un tratado contra los júdios. En esta disputa que comenzó en 1413 y duró un año fueron reunidos los rabinos de la Corona de Aragón con el fin de hacerles ver los errores de su religión frente a las verdades del Evangelio.

En 1416 San Vicente Ferrer anuncia en la Catedral de Perpignan la sustracción de la obediencia del rey de Aragón al Papa Luna, último obstáculo para terminar con el Cisma de Occidente. A partir de este momento Benedicto XIII el papa Luna se refugiaría en el castillo de Peñiscola abandonado pero empecinado en que él, era el auténtico Papa.

Durante su predicación y la época en que le toco vivir, el problema de la coexistencia de judíos y cristianos no estaba totalmente resuelta. Mientras que algunos autores sostienen que indirectamente San Vicente Ferrer propiciaba la violencia contra los judíos, otros autores afirman que su protección por estos y sobre todo por los convertidos fue uno de sus principales caballos de batalla. Además dentro de ambiente general antijudío de la época, él siempre quiso mantener la paz y la coexistencia pacifica entre ambas culturas. De hecho se le denomina el Ángel de la Paz, Apóstol de Europa y también "amador" de Valencia.

Muere en Vannes (Bretaña) [Francia] un 5 de abril de 1419, a los 69 años, y allí está enterrado en su Catedral (dedicada al apóstol Pedro). Fue canonizado por el papa Calixto III el 29 de junio de 1455. En el expediente de canonización constan hasta 872 milagros, es el santo que tiene más milagros contabilizados en su haber. Según se nos cuenta en el momento del óbito acompañaban al santo la duquesa de Bretaña que dió de comer al santo, carne haciéndole creer que era pescado. San Vicente no comió carne en toda su vida. Además de diversos monjes dominicos también consta la presencia de una dama, la condesa de Peroet.

En Valencia tan sólo se conservan dos reliquias del santo: un pedazo de costilla que fue entregada a la Catedral de Valencia en 1597, por el general de los tercios españoles don Juan del Águila y la canilla segunda de la pierna entera junto con un pedazo de mortaja que fue entregado al Colegio del Corpus Christi en 1601, ya que había sido obtenida a petición del Arzobispo San Juan de Ribera.

San Vicente Ferrer está considerado como el Santo Patrón de la Comunidad Valenciana.

Palabras de San Vicente Ferrer

"¡Pobre patria mía! No puedo tener el placer de que mis huesos descansen en su regazo; pero decid a aquellos ciudadanos que muero dedicándoles mis recuerdos, prometiéndoles una constante asistencia. y que mis continuas oraciones allí en el cielo serán para ellos, a los que nunca olvidaré".

"En todas sus tribulaciones, en todas sus desgracias, en todos sus pesares, yo les consolaré, yo intercederé por ellos. Que conserven y practiquen las enseñanzas que les di, que guarden siempre incólume la fe que les prediqué, y que no desmientan nunca la religiosidad de que siempre han dado pruebas".

"Aunque no viva en este mundo, yo siempre seré hijo de Valencia. Que vivan tranquilos, que mi protección no les faltará jamás. Decid a mis queridos hermanos que muero bendiciéndoles y dedicándoles mi último suspiro".

Milagros

Milagro del salser
En la calle del Mar número 37 tenemos constancia de uno de los milagros del santo. Es el conocido como "Miracle del Salser". En este lugar encontramos un panel cerámico en valenciano que nos lo recuerda y que dice así traducido al castellano: Cuando en 1359 el tendero Miguel Garrigues habitaba esta casa, su hijo Toni de cinco años estaba enfermo de unas ulceras en el cuello. San Vicente Ferrer, chiquillo de nueve años le toca las llagas y chupándolas se las cura totalmente.

Milagro del pañuelo "Miracle del modadoret" www

Milagro en San Vicente de Liria
Ocurrido el 26 de Agosto de 1410. En una paraje de la población de Liria, la fuente de la que se suministraba agua las gentes del pueblo se había secado. Enterado el santo obró el milagro y pronosticó que desde ese momento no volvería a faltar agua en el manantial. En su honor se levantó una ermita y el lugar se ha acondicionado como lugar de recreo junto a un gran lago artificial de agua. Desde entonces el lugar es conocido como San Vicente de Liria y nunca falta el agua, aunque justo es reconocer que el agua llega al lugar canalizada.

Milagro del niño resucitado en Morella
Encontrándose en 1414, en la localidad de Morella (Castellón), una familia quiso acogerlo en su casa, pero como no tenían nada para comer que ofrecer al santo, optaron por cocinar a su hijo de seis meses y servirlo como un vulgar cochinillo asado. Enterado el santo, resucitó al niño y lo devolvió sano a sus padres. Del recuerdo de aquel milagro queda un panel de cerámica en el Portal de la Casa Rovira de la calle de la Virgen, donde según la tradición se obró el milagro.

Milagro del albañil caído
Eran tantos sus milagros que el obispo de la diócesis donde se encontraba, le prohibió que obrara ningún milagro ante el revuelo que se formaba cada vez que realizaba uno. En esta ocasión y viendo como un albañil caía de un andamio, le dijo "de momento parate en el aire" y hasta que el obispo no le dio permiso para bajarlo, lo tuvo suspendido en el aire.

Fiesta de San Vicente Ferrer

La fiesta de San Vicente Ferrer es el día 5 de abril, fecha de la muerte del santo, pero como dicha fecha cae siempre en Cuaresma, en 1594 el Papa Clemente VIII accedió a cambiar la festividad, al lunes de la segunda semana de Pascua.

La festividad del santo en la ciudad de Valencia, tiene dos vertientes: la cívica y la religiosa. En cuanto a la festividad religiosa se compone básicamente de una solemne misa en la Catedral oficiada por el arzobispo de Valencia con asistencia de autoridades religiosas y militares y una procesión religiosa por los lugares vicentinos y su casa natal.

Más lúdica es la festividad civil compuesta a su vez por dos apartados: la procesión cívica y la representación de los Milagros del Santo.

La procesión cívica que desde la plaza del Ayuntamiento recorre la ciudad por los lugares vicentinos, y en donde participan las diversas asociaciones vicentinas y culturales (asociaciones falleras principalmente) junto a los diversos altares de San Vicente. La procesión finaliza con una ofrenda de flores junto a la casa natalicia del santo.


El segundo apartado son "Els Miracles" (Los Milagros), representaciones teatrales populares que se celebran en las calles en unos tablados montados al efecto y que reciben el nombre de Altares, al igual que reciben ese mismo nombre las asociaciones de clavarios que se encargan de la celebración de los actos. En ellos se representan diversos milagros obrados por el santo, tienen la particularidad que deben ser recitados en lengua valenciana y que los actores deben ser siempre niños de diversas edades.

Como norma general el día anterior a la fiesta de San Vicente las imágenes del santo son subidas a las hornacinas (la putjà del sant) situados en los altares y a las doce de la noche del día siguiente se bajan de su emplazamiento para volver normalmente a la casa del cofrade encargado de custodiar la imagen hasta el año siguiente.

Entre los altares de la ciudad de Valencia tenemos:

L'Altar del Carrer de la Mar situado en la Pl.Tetuan junto al Centro Cultural Bancaja. Su antiguedad se remonta a 1461.
L'Altar de la Pica Bautismal (Pila Bautismal) situado en la fachada de la Basilica de la Virgen de los Desamparados
L'Altar del Mercat situado en la fachada de la Iglesia de los Santos Juanes que recae a la plaza del Mercado
L'Altar del Tossal situado en la plaza del Tossal. La creación del Altar se remonta a 1606, mientras que el actual retablo es obra de Francesc Greses Almenar realizado en 1970.
L'Altar del Carme en la fachada de la Iglesia de la Santa Cruz o del Carmen
• L'Altar de Russafa
• L'altar de la Platja
L'Altar del Pilar situado en la fachada de la Iglesia del Pilar

• L'Altar del Mocadoret
• L'Altar del Santo Ángel Custodio
• L'Altar del Mercat de Colon

• L'Altar del Chiquets del carrer de Sant Vicent

Los altares del "Mocadoret", del Santo Ángel Custodio y del "Mercat de Colon" celebran su fiesta particularmente un lunes más tarde, mientras que el altar "dels chiquets del carrer de Sant Vicent" lo hacen el primer lunes del mes de junio.