Iglesias del Alto Aragón
Comarcas del Alto Gállego, Sobrarbe, Hoya de Huesca y La Jacetania - Tierras de Serrablo - Románico rural - Huesca


Preámbulo

Como algunas de las iglesias de las que hablamos en esta página se encuentran en lugares abandonados o de difícil acceso, conviene que si alguien tiene ganas de visitarlas, se interese por las condiciones del terreno, como se puede acceder a ellas, y quien es el responsable de las llaves, caso de querer visitar su interior si es que son visitables. En algunas ocasiones su estado de deterioro hace peligroso su visita y otras veces el tiempo climatológico desaconsejan las visitas en determinadas estaciones.

Iglesias del Alto Aragón - Huesca
Comarcas del Alto Gállego, La Jacetania, La Ribagorza y Sobrarbe
Tierras de Serrablo y Románico rural - Comarcas de Huesca
Listado alfabetico de las iglesias aquí relacionadas por comarcas: www

Acumuer
La Asunción

Alto Gállego
Allué
San Juan
Bautista

Alto Gállego
Aratorés
San Juan

La Jacetania
Arruaba
Santiago

Alto Gállego
Aruej
San Vicente
Mártir

La Jacetania
Artó
San Martín

Alto Gállego
Asieso
San Andrés

La Jacetania
Ayerbe
Santa Lucía

Hoya de Huesca
Banaguas
San Juan
Bautista

La Jacetania
Barós
San Fructuoso

La Jacetania
Barós
Santiago

La Jacetania
Basarán
San Urbez

Alto Gállego
Belarra
San Ramón
Nonato

Alto Gállego
Belsué
San Martín

Hoya de Huesca
Beranuy
Santa Eulalia

La Jacetania
Bergua
San Bartolomé

Sobrarbe
Borau
San Adrián
de Sasabe

La Jacetania
Busa
San Juan
Bautista

Alto Gállego
Cerésola
La Purificación

Alto Gállego
Espierre
San Esteban

Alto Gállego
Espierre
San Juan
Bautista

Alto Gállego
Espierre
Santa María

Alto Gállego
Espuéndolas
Santa Isabel

La Jacetania
Gavín
San Bartolomé

Alto Gállego
Gavín
Santa María

Alto Gállego
Guaso
San Salvador

Sobrarbe
Isún de Basa
Santa María

Alto Gállego
Javierrelatre
Santos Reyes
Magos

Alto Gállego
Javierremartés
Santa María

La Jacetania
Labuerda
San Vicente
Mártir

Sobrarbe
Lárrede
San Pedro

Alto Gállego
Larrosa
San Bartolomé

La Jacetania
Larrosa
Santa María
de Iguácel

La Jacetania
Lasieso
San Pedro

Alto Gállego
Latas
San Martín

Alto Gállego
Latre
San Miguel

Alto Gállego
Lerés
Santa María

La Jacetania
Liesa
Santa María

Hoya de Huesca
Nasarre
San Andrés

El Somontano
Oliván
San Martín

Alto Gállego
Ordovés
San Martín

Alto Gállego
Orna
San Miguel

Alto Gállego
Orós Bajo
Santa Eulalia

Alto Gállego
Orús
San Juan

Alto Gállego
Otal
San Miguel

Sobrarbe
Pano
San Antón

La Ribagorza
Rapún
San Felix

Alto Gállego
Rasal
San Juan

Hoya de Huesca
San Juan de
Toledo la Nata
San Juan
Bautista

Sobrarbe
Santa María
de Buil
San Martín
de Buil

Sobrarbe
Sardás
Nuestra Señora
del Pilar

Alto Gállego
Satué
San Andrés

Alto Gállego
Silves Bajo
Santa Eulalia

Sobrarbe
Sorripas
San Andrés

Alto Gállego
Susín
Santa Eulalia

Alto Gállego
Tella
Santos Juan
y Pablo

Sobrarbe
Urmella
Santos Justo
y Pastor

La Ribagorza
Used
Can de Used

Alto Gállego
Villanova
San Pedro

La Ribagorza
Vió
San Vicente
Mártir

Sobrarbe



Las Comarcas del Alto Aragón

La Jacetania es una comarca de la provincia de Huesca, tiene frontera al Norte con los Pirineos, al Oeste con el Valle del Roncal (Navarra), al Este con la comarca del Alto Gállego y al Sur con la comarca de la Hoya de Huesca. Su capital comarcal es Jaca, primera capital del Reino de Aragón y tiene como hito importante, su Catedral románica, (la perla del Pirineo) además de ser punto importante del Camino de Santiago. Por La Jacetania corre de Norte a Sur el río Aragón, nace en el Valle de Astún (cerca de Jaca) y desemboca en el río Ebro. Un segundo hito importante en la comarca de La Jacetania es el Monasterio de San Juan de la Peña, la cueva sagrada del reino de Aragón.

La Jacetania en origen era un territorio que formaba parte de la Marca de Aragón, tierras que bajo la autoridad de un conde dependiente del rey de los francos, servían de defensa al territorio franco-carolingio situado al norte de los Pirineos de los ataques musulmanes. El núcleo originario de La Jacetania son los valles de Ansó y Hecho, donde se encuentra el primer monasterio románico-carolingio de toda Aragón; el Monasterio de Siresa. La fecha de fundación de este monasterio se sitúa en el siglo IX, lo que quiere decir que para estas fechas tan tempranas ya existía un núcleo de resistencia frente al mundo musulmán, que habían instalado su base en Osca (actual Huesca) y a la que habían llegado hacia los años 714 o 718.

Las tierras de la Jacetania y sus compañeras del Alto Aragón, son tierras frías, de terreno aspero y por entonces su economia era de subsistencia, es decir pobre, por lo que los musulmanes no pusieron mucho empeño en ocupar fisicamente estas tierras y establecieron su base de operaciones en Huesca, zona teoricamente de vida mas fácil. Solo en contadas ocasiones subían hasta los Valles del Alto Aragón para cobrar impuestos, operaciones de castigo o demostrar el poder de quien manda.

Esto permitió a los condes disfrutar de una cierta calma por parte de los musulmanes, posteriormente y ante el debilitamiento del poder franco-carolingio, los condes ya de dinastía indigena lograron independizarse del poder franco y hacia el año 828 el conde García I Galindez, se tituló conde independiente.

La comarca del Alto Gállego junto con su vecina occidental, la comarca de La Jacetania, formaban en origen un solo territorio que era conocido como Condado de Aragón. Posteriormente, de la unión del condado de Aragón, el condado del Sobrarbe y el condado de La Ribagorza nacería el Reino de Aragón. En su avance hacia el sur y con el correr del tiempo surgiría la Corona de Aragón. Nos encontramos pues en un territorio que va ligado al nacimiento mismo del Reino de Aragón, que tuvo como punto de partida al rey Ramiro I de Aragón, hijo ilegitimo de Sancho III el Mayor de Navarra. La comarca del Alto Gállego tiene frontera con Francia a través del paso denominado "Portalet d'Aneu". Este es además, el lugar del nacimiento del río Gállego (afluente del río Ebro) que da nombre a la comarca. Junto con el Gállego, otros dos pequeños ríos cruzan la comarca, el río Basa y el río Guarga ambos afluentes del Gállego. La comarca limita al Norte con los Pirineos, al Sur con la comarca de la Hoya de Huesca, al este con la comarca del Sobrarbe y al Oeste con la comarca de La Jacetania.

El Serrablo (conocidos por el gentilicio de serrableses) es una franja de tierra que se extiende por las riberas del río Gállego (Gállicus, el que viene de las Galias-hoy Francia), que discurre por la comarca del Alto Gállego en la provincia de Huesca. La capital comarcal es Sabiñanigo. La segunda población en importancia es Biescas, a la que se le considera capital del Serrablo septentrional. Junto con sus vecinas orientales, la comarca del Sobrarbe y la comarca de La Ribagorza, y la hermana occidental La Jacetania forman las tierras conocidas como el Alto Aragón, todas ellas lindantes con los Pirineos por el Norte.

Muchas de las iglesias que jalonan el territorio del Alto Aragón se encuentran en la comarca del Alto Gállego, en una franja de terreno que se denomina Tierras de Serrablo. Este territorio de extensión variable según los momentos históricos, la componen básicamente en la actualidad los Valles de Basa y de Guarga conocidos con estos nombres por los ríos que los atraviesan. El Serrablo se compone de un número indeterminado de iglesias levantadas entre los siglos X, XI y XII, erigidas para acabar con la abundante tradición pagana de sus habitantes, agrupar a las gentes en pequeños pueblos a la sombra de estas iglesias y asentar una población estable en este nuevo Reino frente al waliato musulmán de Huesca. A este conjunto de iglesias que pueblan la comarca del Alto Gállego se les suele identificar algo impropiamente como Iglesias mozárabes del Serrablo y forman un grupo muy compacto que extenderían su influencia a las comarcas limítrofes. Un segundo grupo de iglesias con características propias aunque algo más diseminadas las podemos encontrar en La Jacetania y en el Sobrarbe y en menor medida en La Ribagorza y en la Hoya de Huesca.

Aún todavía encontramos controversias si considerar las iglesias del Serrablo como construcciones mozárabes, prerrománicas o románicas directamente. El sacerdote y archivero medievalista Antonio Durán Gudiol (* Vich (Barcelona) 21-12-1918 † Huesca 06-11-1995) encabeza el grupo que las considera como mozárabes mientras que otro nutrido grupo las adscriben al románico rural. Para Durán Gudiol hay tres elementos que ponen de manifiesto el mozarabismo de las construcciones, son: las torres-campanarios (herederas de los minaretes musulmanes), el arco de herradura rebajado usado en puertas y ventanas y el alfiz sobre ellas.

El Serrablo, con la espina dorsal en el río Gállego, era zona poblada de mozárabes, cristianos súbditos del Waliato de Huesca, que desconocieron los movimientos de liberación fomentados por la política de la corte carolingia en el siglo IX y que permanecieron fieles a las autoridades musulmanas oscenses pero conservando su religión. Sería el hijo de Ramiro I de Aragón, Sancho I Ramírez quien hacia el 1077 establezca la capital del Reino en la entonces aldea de Jaca considerándose esta población como la primera capital del Reino de Aragón. Reino que debe su nombre al río Aragón, que cruza la comarca de la Jacetania para desembocar en el río Ebro.

Si bien es cierto que las iglesias mozárabes y románicas de la comarca del Alto Gállego son las más conocidas y visitadas, no hay que olvidar un buen número de monumentos religiosos, a los que se califica como románicos, que ofrecen también un indudable interés. Todas estas iglesias suelen presentar una sola nave rectangular, cabecera semicircular y techumbre de madera y pertenecen mayoritariamente a los siglos XII y XIII. El conjunto de las iglesias serrablesas fueron declaradas de Interés Histórico-Artístico de Carácter Nacional en 1982.

Comarca del Sobrarbe Comarca histórica de Huesca, limita al norte con los Pirineos, al Este con la comarca del Alto Gállego, al Sur con la comarca del Somontano y al Oeste con la comarca de La Ribagorza. Su capital comarcal es Boltaña. En la comarca se encuentra uno de los parques naturales mas importantes de España: el Parque Natural de Ordesa y Monte Perdido. Por la comarca corre el río Cinca que abre un valle en la zona central de la comarca. Este río nace en el Parque Natural de Ordesa y desemboca en el río Segre ya en la provincia de Lérida.

El topónimo Sobrarbe se hace derivar de la conjunción de los términos sobre+arbre (sobre el árbol). Esta acepción con raíces legendarias, parece derivar de la victoria del noble vascón Garcí Ximénez en la batalla de Ainsa que tuvo lugar sobre los musulmanes en el 724. Antes de la batalla Garcí Ximénez tuvo una visión de una cruz de fuego sobre una carrasca o encina, lo que interpretó como una señal divina de la victoria. En el actual escudo de Aragón en uno de sus cuarteles se puede ver un árbol y encima una cruz como símbolo del condado de Sobrarbe en la creación del Reino de Aragón.

Una segunda versión tal vez mas ajustada a la realidad, tendría su origen en los términos "supra+arbe". Arbe es una sierra que separa las comarcas de Sobrarbe (situada al Norte) de la comarca del Somontano (situada al Sur), por los tanto Sobrarbe serían las tierras situadas mas allá (supra) de la sierra del Arbe, que es el actual territorio de Sobrarbe si lo vemos desde el Sur.

Este condado dependía del condado franco de Tolosa (Francia), por lo que sus condes rendían sumisión al poder franco. Tenemos constancia de una lista de condes de Sobrarbe que en ocasiones son denominados como reyes, esta lista que roza con la leyenda la encabeza Garcí Ximénez (724-758) que después de derrotar a los musulmanes en la batalla de Ainsa logra declarar el Sobrarbe libre de musulmanes. Le siguen García Íñiguez (758-802), Fortún Garcés (802-815) y Sancho Garcés (815-832). A partir de aquí el Sobrarbe pasa a depender bien de los condes de Aragón, bien de los reyes de Pamplona que serán los titulares del condado según las circunstancias del momento.

Comarca de La Ribagorza La capital comarcal es Graus, ciudad situada en la zona meridional de la comarca, lo que la deja algo alejada de la zona que denominamos Alto Aragón. Limita al Norte con los Pirineos, al Oeste con la comarca del Sobrarbe y al Este con territorios de la actual provincia de Lérida, uno de ellos el Valle de Arán. Al Sur con las comarcas de La Litera y el Somontano. Su territorio es atravesado por tres ríos: el Ésera, el Isábena y el río Noguera Ribagorzana. En La Ribagorza se encuentra la montaña más alta de los Pirineos, el Aneto con 3404 metros de altitud. El gentilicio es ribagorzano y uno de sus valles mas emblemático es el Valle de Benasque situado en la cuenca alta del río Ésera.

Uno de los principales monumentos de la comarca, es la Catedral de Roda de Isábena, considerada como la catedral mas pequeña de España, aunque justo es reconocer que ya hace cerca de un milenio que perdió su consideración catedralicia, sin embargo hasta el día de hoy se le suele denominar con el titulo de Catedral. Otro monumento de interés es el Monasterio de Obarra.

Reino de Aragón El reino de Aragón como tal reino, nace a la historia en 1035 cuando el rey pamplonés Sancho III Garcés, divide a su muerte el reino de Pamplona. A su hijo Fernando le entrega el condado de Castilla con el titulo de rey, a su hijo García el reino de Pamplona, a su hijo natural Ramiro I, el condado de Aragón (La Jacetania y el Alto Gállego) a titulo de rey y a su otro hijo Gonzalo (* Foradada de Toscar (Huesca) ca. 1020 † Ribagorza 26-06-1045), los condados de Sobrarbe y Ribagorza. A la muerte en 1045 de Gonzalo, los condados de Sobrarbe y La Ribagorza pasan a su hermanastro Ramiro I, forjando el núcleo principal del Reino de Aragón (La Jacetania, el Alto Gállego, Sobrarbe y La Ribagorza). Al viejo reino de Aragón se le uniría por conquista en siglos posteriores: Valencia, Mallorca y por matrimonio los condados catalanes, amén de otros territorios en el Sur de Francia e Italia, es lo que llamamos la Corona de Aragón, heredero directo de los condados del Alto Aragón.

Características de las Iglesias del Alto Aragón

Dentro del estudio de las iglesias del Alto Aragón, nos centraremos exclusivamente en aquellas iglesias consideradas románicas o anteriores a este estilo y que de una u otra manera guardan cierta semejanza o se mueven en el ámbito de los siglos alto-medievales, es decir entre los siglos XI al XIII. El arte románico es un estilo artístico que presenta una serie de características comunes como son: el uso del arco de medio punto, la bóveda de cañón y el uso del ábside semicircular. Dependiendo de los territorios a las características generales del románico se le fueron añadiendo particularidades de la zona, el ajedrezado jaqués (en la zona de Jaca), las lesenas lombardas, en Cataluña y Huesca o en el Alto Aragón el friso de baquetones muy propio de esta zona oscense.

En España este arte tuvo su entrada a través del Camino de Santiago y la influencia de los monjes de Cluny. Su entrada se produjo lógicamente por los Pirineos, siendo los condados aragoneses y la marca hispánica de Cataluña los que recogieron esta influencia principalmente la lombarda, ya que la influencia de Cluny se centró en monasterios y lugares poblados.

El románico es un arte que recoge la tradición arquitectónica procedente de la antigua Roma. Después de la caída de Roma, excepto con honrosas excepciones, el arte romano desapareció siendo sustituido por el arte visigido que recogía elementos orientales y que se alejaba un tanto del antiguo mundo romano. Solo en la Lombardia, en la zona norte de Italia se mantenía la cultura arquitectónica romana. La orden de Cluny, reformadora de los monasterios benedictinos lograron introducir este arte en la Hispania cristiana.

El término románico era usado por los investigadores para referirse al conjunto de lenguas derivadas del latín, eran las lenguas romances o románicas. A principios del siglo XIX el término empezó a ser utilizado para aquellas manifestaciones artísticas que tuvieron su desarrollo entre los siglos XI al XIII.

Los templos serrableses El prototipo de templo serrablés consta de única nave rectangular culminada con un ábside semicircular de tradición carolingia que es el mayoritario en este tipo de iglesias. Los maestros serrableses adoptaron del arte musulmán la torre-campanario (reconversión de los minaretes árabes), las ventanas bíforas y tríforas con arquillos de herradura y el alfiz en puertas y ventanas. Además, de la iglesia visigótica mantuvieron la disposición de la nave con acceso por una puerta en arco de herradura; y del arte carolingio introdujeron la decoración de arcos ciegos y friso de baquetones en el ábside. De la arquitectura lombarda adoptaron las lesenas o pilastras que sustentan las arquerías ciegas de los ábsides. Este modelo exclusivamente serrablés, destaca por el acierto en la conjugación de tan diversos elementos artísticos y por la innegable belleza resultante. Son iglesias pequeñas cuya nave se cubre con techumbre de madera, mientras que el ábside lo hace con bóveda de horno o cuarto de esfera. La unión entre la nave y el ábside se realiza a través de un arco de medio punto que aloja un corto tramo recto con bóveda de cañón. El material empleado suele ser mayormente sillarejo colocado en hileras regulares y extraído de las canteras próximas. Como elemento característico del modelo serrablés hay que destacar el friso de baquetones que decora la parte superior del ábside por debajo de alero exterior.

La gran mayoría de ellas han sufrido fuertes transformaciones a través de los siglos, sobre todo en lo que respecta a la nave del templo, la erección de nuevas torres campanarios y la adición de capillas exteriores principalmente sacristías. Sin embargo el elemento que permanece original a través de los siglos es el ábside, que aunque en numerosas ocasiones han tenido que ser restaurados siempre han conservado su fisonomía original. El elemento que más ha cambiado y el que ha sufrido mayormente el paso del tiempo son las cubiertas y techumbres, en la mayoría de las veces han tenido que ser restauradas o completamente reconstruidas siguiendo a veces formas no muy acordes con la cubierta original. Las cubiertas suelen ser los elementos que más sufren en las construcciones, por lo que no es nada extraño que en caso de un mantenimiento deficiente se vengan abajo.

En líneas generales, las puertas de acceso se sitúan en la fachada Sur, donde también se sitúan las pequeñas ventanas aspilleradas de medio punto que sirven para iluminar el interior. La fachada Norte no suele disponer de vanos, ya que el frío septentrional desaconseja la apertura de vanos en esta fachada. Los ábsides se orientan como solía ser habitual mirando al Este. En el ábside se suele situar en el centro del cilindro absidial una ventana aspillerada de medio punto, en ocasiones de doble derrame. A veces podemos encontrar dos o tres ventanas en el ábside.

Un elemento característico de estas iglesias son la torres-campanario de inspiración siria, es decir musulmana. Se trata de torres muy esbeltas, con decoración de ventanas tríforas y frisos de baquetones en algunos casos. La torre va reduciendo su tamaño conforme va ganando altura. Van cubiertas con bóvedas esquifadas y tejados a dos o cuatro vertientes. Las ventanas que se sitúan en estas torres o a veces en los muros, tienen un elevado contenido decorativo y son de uno, dos o tres vanos, construidas con arcos de herradura o de medio punto. En algunos casos van enmarcadas por un alfiz. Se considera que el modelo inspirador para la construcción de este tipo de torres campanarios, es el minarete de la mezquita siria de El Omaria en la ciudad de Bosra.

La puerta típica de estas iglesias es, sin duda, la puerta en arco de herradura, bien esté decorado o no dicho arco con la típica moldura rectangular musulmana denominado alfiz o arrabá. También se emplea el arco de medio punto o arco semicircular propio del románico.

Las cubiertas de las iglesias solían tener armadura plana de madera prácticamente en todos los casos, siendo sustituidas siglos después por bóvedas de cañón. El ábside se cubre con bóveda de cuarto de esfera y el corto tramo que precede al ábside y sirve de unión entre la cabecera y la nave, y que lo hace con bóveda de medio cañón. Al exterior el tejado suele ser a doble vertiente con lajas de pizarra.

En casi todos los casos, salvo en la torre de San Bartolome de Gavín, la decoración escultórica es inexistente, la única decoración que se utiliza es el friso de baquetones y el conjunto de arquerías ciegas y lesenas de los ábsides.

Los templos del Serrablo permanecieron lejos del gran público hasta 1924, cuando Rafael Sánchez Ventura (* Zaragoza 24-10-1897 † Lisboa 1980) descubrió un grupo de iglesias en el curso del río Gállego. Once años después publicó un estudio donde afirmaba que "parecen traducir estas iglesias un mozárabe mal interpretado y peor conocido, de principios perdidos y lejanos, algo así como un sentido tradicional sin modelos directos". Fue el inicio de una larga polémica sobre el origen y las influencias de estos templos que culminó en 1973 con el reconocimiento tácito del mozarabismo de estas construcciones.

Presentan los ábsides, de cinco a nueve arquillos semicirculares ciegos; en el arco central se abre una ventana abocinada que puede complementarse con otras dos, de medio punto. Por encima de la arcuación corre horizontalmente al ábside un cordón moldurado, en forma de bocel, sobre el cual se asienta el friso característico constituido por medios cilindros dispuestos verticalmente, es el conocido como friso de baquetones. Sobre estos baquetones se apoya una o dos hiladas de sillares estrechos y salientes que forman una especia de cornisa que tiene el tejaroz.

Cronológicamente, se advierten cuatro etapas constructivas que abarca entre el 950 y el 1050.

La primera etapa constructiva, hacia el 950 comprende tres iglesias de nave única terminadas en ábside rectangular y sin alfiz. Son las de San Bartolomé de Gavín y las dos de Espierre, San Juan y Santa María, son conocidas como "el primer mozárabe".

Entre 960 y el 1000, se desarrolló un "segundo mozárabe", el que aparece el alfiz, el friso de baquetones, las arcadas ciegas, el arco de herradura y las torres-minarete (de influencia siria). Se engloban en este grupo las iglesias de San Pedro de Lárrede, San Juan de Busa, San Miguel de Otal, San Urbez de Basarán, San Juan de Rasal y Santa María de Gavín, actualmente restaurada en el Parque de Sabiñanigo (solo se conserva el ábside). Debieron ser construidas por una cuadrilla itinerante conocedora del arte musulmán oscense y los modelos carolingios.

El "tercer mozárabe" abarca desde el año 1000 al 1024. Se caracteriza por el abandono del arco de herradura y el alfiz, aunque conserva la torre y la decoración exterior del ábside. Buenos ejemplos son las iglesias de San Pedro de Lasieso, Santa Eulalia de Orós Bajo, San Andrés de Satué, San Martín de Ordovés y Santa María de Isún de Basa, obras de diferentes maestros que mezclaron la tradición autóctona con las tendencias europeas de los monjes de Cluny.

El "cuarto mozárabe" o "mozárabe lombardo" se extiende hasta el año 1050. En este mozárabe lombardo se hereda la tradición indígena del friso de baquetones y se aporta, como novedad vanguardista para el momento, la teoría de arcuaciones lombardas. Sus ejemplares conservados se encuentran en la comarca La Jacetania, concretamente en San Juan de Banaguás y Santa María de Lerés.

Una iglesia típica serrablesa seria:
• Templo de una sola nave rectangular terminada en ábside semicircular (la gran mayoría) o rectangular (las menos) y orientadas al Este
• Verticalizada con una esbelta torre campanario que se levanta tanto en el flanco norte como en el sur
• Ventanas semicirculares y de herradura
• Puerta o portada de arco de herradura en la fachada Sur. Si dispone de porche o atrio siempre es de construcción posterior
• Techumbre de madera y tejado de pizarra a dos vertientes
• El ábside suele estar decorado con friso de baquetones y arcadas murales ciegas

Se pueden realizar diversas rutas para conocer las iglesias de Serrablo, no obstante el núcleo duro o más importante y por tanto imprescindible es aquella que partiendo de Biescas nos lleva a Sabiñanigo y que discurre por el margen izquierdo del río Gállego.

Punto de partida: Biescas > San Bartolomé de Gavin > Biescas (de nuevo) > Santa Eulalia de Orós Bajo > San Martín de Oliván > San Juan de Busa > San Pedro de Lárrede > San Andrés de Satué > Nuestra Señora del Pilar de Sardás > Santa María de Isún de Basa

Punto de partida: Sabiñanigo San Pedro de Lasieso > San Martín de Ordovés > San Martín de Artó > San Miguel de Orna > San Miguel de Latre > San Juan de Orús

Ficha técnica

Fecha de realización página:
Fecha última modificación: 22 de Septiembre de 2.019

Glosario o Vocabulario desde este enlace puedes acceder a un vocabulario general sobre términos de arte y en especial sobre aquellos términos que se citan en esta página.

Nota: Los textos aquí recogidos proceden de libros, folletos, periódicos, paginas webs y folletos turísticos en los cuales no se hace mención de titularidad alguna de derechos.

Las fotos algunas están tomadas de Internet y otras son del propio autor de la página web. En todo caso, si existe un titular de los derechos intelectuales sobre estos textos e ilustraciones, sobre cuya existencia no he sido informado, y desea que sean retiradas, basta con que me informen por medio del correo electrónico a mi dirección de e-mail